MORELIA, Mich., 23 de octubre de 2019.- A excepción de La Piedad, los otros 112 municipios operan con números rojos los sistemas de agua potable, alcantarillado y saneamiento, afirmó el director de la Comisión Estatal de Agua y Gestión de Cuencas de Michoacán Germán Tena.

Las causas son varias, la profundidad de los pozos para extraer el líquido que ya alcanza los 300 metros, las pérdidas, en promedio del 40 por ciento, por una infraestructura obsoleta y porque de lo facturado únicamente se cobra la mitad.

Esto quiere decir que uno de cada dos michoacanos paga el servicio, en algunos casos es uno de cada tres y en algunos municipios no lo pagan, como en Aquila, Tuzantla o Tzitzio, señaló el funcionario ante los diputados integrantes de las comisiones unidas de Programación, Presupuesto y Cuenta Pública y la de Hacienda y Deuda Pública.

En promedio, las tarifas aplicables son de 60 pesos mensuales, dos pesos diarios y los ciudadanos no los pagan, lo cual colapsa a los organismos operadores como en Lázaro Cárdenas, donde es urgente una planta potabilizadora que tiene un costo de 500 millones de pesos.

En una reunión en la que explicó las causas por las que los organismos operadores de agua potable, alcantarillado y saneamiento carecen de una tarifa de equilibrio entre lo que cuesta otorgar el servicio y lo que se cobra a los usuarios se debe a dos causas principales, una es que las tarifas eléctricas se incrementaron en un 100 por ciento y los topes que se fijan para incrementar las tarifas de acuerdo a la inflación.

Además, dijo que está el ingrediente político ya que aun cuando el Congreso del Estado liberara las tarifas de este servicio básico, los cabildos de los ayuntamientos no autorizarían incrementos del 40 por ciento porque nadie quiere cargar con el costo político.

Es un círculo vicioso donde el ciudadano no paga porque no tiene el servicio y el municipio dice no te lo doy porque no pagas, el cual se puede romper cuando los cabildos se atrevan a autorizar lo que se debe cobrar.