MORELIA, Mich., 13 de enero de 2020.- Con un rezago de cinco mil expedientes abiertos y un desorden administrativo total recibió Miguel Ángel Aguirre la Auditoría Superior de Michoacán (ASM) el 15 de diciembre de 2019, cuando fue designado por el Congreso del Estado como titular de ese organismo.

De esos cinco mil expedientes, entre dos y tres mil ya prescribieron porque se iniciaron entre 2004 y 2009 por irregularidades detectadas tanto en dependencias del Gobierno del Estado como en los gobiernos municipales, pero lo único que se puede hacer es cerrarlos y mandarlos al archivo.

Además, otros 79 expedientes de ayuntamientos del ejercicio fiscal 2017 están caducados, pero esos se pueden reactivar y volver a instaurar responsabilidades si es que las hay, indicó Aguirre.

Incluso, dijo que hay expedientes extraviados, por los que ya se presentaron las denuncias correspondientes y anunció que también presentará denuncias por negligencia u omisión por los expedientes que se dejaron prescribir y caducar.

El auditor superior consideró que el rezago obedece a que las cuatro áreas sustantivas de la institución, Auditoría Estatal, Auditoría Municipal, Normatividad y Jurídico actuaban cada uno por su lado y actualmente no es posible siquiera ubicar los expedientes y hay que rastrearlos departamento por departamento.