MORELIA, Mich., 18 de diciembre de 2017.- Ante lo que consideran como amagos de funcionarios federales, el Sindicato Único de Empleados de la Universidad Michoacana (SUEUM) anunció que radicalizará acciones de protesta.
El dirigente del gremio, Eduardo Tena Flores, señaló que las amenazas y el condicionamiento de los salarios y prestaciones de fin de año de los empleados universitarios no pueden estar sometidos a ocurrencias de personajes ajenos a la Universidad Michoacana.
Lo anterior, luego de que el coordinador de Planeación y Administración de la Subsecretaría de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Miguel López Miranda, diera un ultimátum al acceso de recursos extraordinarios a cambio de limitaciones de prestaciones, aumento de impuestos y la creación de un fondo de pensiones.
“Los trabajadores están hartos de los abusos de los funcionarios tanto de la Casa de Hidalgo como de los gobiernos, quienes han sacrificado a las familias que viven al día y dependen de su salario para poder responder a necesidades básicas”, expresó Tena.
A su vez criticó la falta de sensibilidad que persiste al no haber solución, ya que afirman que la crisis no afecta a los funcionarios sino a la clase trabajadora.
“Miguel López Miranda, ex tesorero nicolaita, ex secretario estatal de finanzas y actualmente ariete de Salvador Jara, irrumpe en nuestra ciudad, condicionando nuestros salarios a la acotación de algunas prestaciones a las que tenemos derecho los trabajadores.
“Horacio Guillermo Díaz Mora, también extesorero de la Universidad Michoacana viene a criticar los logros sindicales, cuando se han servido de ellos con la cuchara grande y mientras fueron funcionarios universitarios hicieron absolutamente nada para sanear las finanzas de la Casa de Hidalgo, recrudeciendo el panorama al estado actual”.
De igual manera mencionó que el ultimátum es para los funcionarios, ya que los trabajadores están dispuestos a endurecer acciones en caso de que se insista en afectar a miles de familias.
El líder estableció que los sindicatos universitarios han sido prudentes, confiando en las promesas del gobernador de Michoacán y el secretario de Gobierno, pero reiteró que su paciencia tiene límites y no están dispuestos a ceder en sus movilizaciones.