MORELIA, Mich., 21 de septiembre de 2019.- El esquema federal de las Universidades para el Bienestar entró en un punto de conflicto por el tema de la sede que se encuentra en el municipio de Zacapu.

Esto, debido a que la actual dirección del Centro Universitario del Valle de Zacapu (CUVZ) ha manifestado su intención de recuperar su edificio luego de haberlo ofrecido como sede de dicho programa federal en Michoacán.

A través de un documento la directora del Centro Universitario de Zacapu, Felicitas Amada Flores, y la presidenta del Patronato de la Unidad Profesional Zacapu, María Elena Sosa, exponen la solicitud de retomar sus labores como antes de la llegada del esquema.

Afirman que se prestó el edificio, de buena fe, para que se iniciara el programa de Universidades para el Bienestar pero ante la alta demanda que se registró para ingresar, el edifico del CUVZ resultó insuficiente.

Por ello es que se pide la reinstalación de la base laboral y estudiantil de la Universidad Benito Juárez en otro espacio y se les regrese a la administración del CUVZ, a más tardar el próximo 11 de octubre.

“El Centro Universitario del Valle de Zacapu a partir del 11 de octubre no prestará bajo ninguna figura sus espacios físicos, legales, de registro u otros a la Universidad para el Bienestar Benito Juárez García”, señala su documento.

En contraparte Raquel de la Luz Sosa, directora general del Organismo Coordinador de Universidades para el Bienestar Benito Juárez García, emitió un comunicado en el que da réplica a la petición del espacio educativo de Zacapu.

Establece que las representantes del plantel les entregaron las escrituras del inmueble y posteriormente fueron incorporadas como colaboradoras del Centro de Cooperación Regional para la Educación de Adultos en América Latina (Crefal) el 6 de diciembre de 2018 pero desde el pasado 10 de septiembre no se han presentado a trabajar, sin previo aviso.

“Ante esta situación nos vemos obligados a consultar por este medio al conjunto de estudiantes, docentes y personal administrativo si tienen interés en continuar sus estudios y actividad docente con el programa o prefieren retirarse del mismo y permanecer como estudiantes del CUVZ”, explicaron en su misiva.

Aclararon que quien desee continuar con el programa federal podrá conservar su beca, pero quien no, deberá pagar la cuota de 900 pesos mensuales al CUVZ; a su vez mencionan que no hay interés de confrontarse por el tema sino encontrar una solución para no afectar a los estudiantes, aunque no se detalla qué ocurrirá con la sede en los próximos días.