ZITÁCUARO, Mich., 19 de agosto de 2019.- La aplicación de un impuesto a las superficies de producción que excedan las cinco hectáreas para crear un fondo ambiental, propuso Pascual Sigala, al recibir la presea Suprema Junta Nacional Americana.

Ese fondo se destinaría a atender y combatir incendios, producir planta y recuperar suelos mediante plantaciones y pagar de este fondo a los ejidos, comunidades y pequeños propietarios que hagan buen uso de sus bosques.

Además se debe insistir de la añeja demanda de que tanto la Ciudad de México como el Estado de México regresen un porcentaje del cobro que les aplican a las familias, por el uso del agua  que se produce en Michoacán.

El coordinador de asesores del Gobierno del estado criticó la visión irresponsable de acaparar tierras de vocación forestal para dedicarlas a otras actividades productivas que desnudan y destruyen el suelo, sin importar que el cobro de la factura sean eventos naturales catastróficos y con ello paguemos todos el precio de la irresponsabilidad de algunos.

Las consecuencias son las inundaciones, los huracanes, las lluvias atípicas que provocan deslaves, aludes, derrumbes y arrastre inusitado de tierra y piedras que atropellan ciudades, pueblos, rancherías y personas.

“Los michoacanos tenemos muy presente las desgracias ocurridas en Angangueo, Tuxpan, Uruapan y más recientemente Peribán, los Reyes y Morelia, esto solo es una muestra de lo que ocurre no solo en nuestro estado, sino el resto de país y el mundo.

“Esto habla de la ingratitud del hombre hacia los recursos naturales que nos han dado a todos para vivir, mas no para saciar la avaricia y codicia del ser humano”, y por eso la necesidad de retribuir, indicó Sigala.