Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
pintas-centro
Foto: Archivo

Programan retiro de 1,309 de 8 mil grafitis en Morelia

Fátima Alfaro /Quadratín
 
| 01 de diciembre de 2016 | 8:28
 A-
 A+

MORELIA, Mich., 1 de diciembre de 2016.- De un total de tres mil grafitis realizados en cantería y cinco mil pintas colocadas en fachadas planas, en 2016 se programó retirar un total de mil 309 metros cuadrados de afectación en cantería y 22 mil 220 en fachadas planas, refirió Gaspar Hernández Razo, gerente del Patrimonio Cultural de Morelia.

Este trabajo correctivo representa una inversión cercana a los once millones 764 mil 500 pesos, con un costo unitario por metro cuadrado de 500 pesos, mediante técnicas que no sólo permiten reducir la abrasión y el desgaste de las superficies, sino que comprenden la colocación de una capa protectora en los edificios emblemáticos para, en caso de ser nuevamente afectados por grafittis y pintas, disminuir la complejidad del proceso de retiro.

Tras recordar que se han identificado hasta mil 260 inmuebles en el primer cuadro de la ciudad con grafittis y pintas colocados, Gaspar Hernández señaló que el municipio interpone las denuncias correspondientes por el daño a la propiedad privada y pública, así como a monumentos históricos; sin embargo, se han obtenido resultados magros.

Recordó el gerente del Patrimonio Cultural que en febrero de 2016 se propuso el endurecimiento de las penas a quienes dañaran sitios históricos, con prisión durante un mínimo de dos años, reparación de las afectaciones y prestación de servicio comunitario, propuesta que “lamentablemente” no prosperó.

En contraste, la legislación estatal establece pena corporal para los responsables de daños a monumentos patrimonio por un máximo de dos años, lo que no es suficiente para disuadir a los responsables de la colocación de grafittis y pintas.