CIUDAD DE MÉXICO, 19 de septiembre de 2018.- La alerta se escuchó casi a la medianoche. Eran las 23 horas con 49 minutos del 7 de septiembre de 2017 cuando un terremoto de 8.2 grados de magnitud, con epicentro en Pijijiapan, Chiapas, sacudió el Centro y Sur del país.

Un día antes, un “error humano” durante un ejercicio de mantenimiento activó el sonido de que un temblor se avecina. Parecía un presagio. De haber sabido se hubiera tomado en cuenta el aviso. Pero todo quedó en una falsa alarma. El primer terremoto que enlutó al país dejó un saldo de 102 víctimas mortales en los estados de Oaxaca, Chiapas y Tabasco.

El movimiento telúrico se percibió hasta Centroamérica.

Aquí, la nota completa: QUADRATÍN MÉXICO