MORELIA, Mich., 24 de mayo de 2020.- Una vez superada la emergencia sanitaria por Covid 19, el panorama que se vislumbra para las mujeres mexicanas es complicado y el Estado se debe preparar para atenderlas de manera creativa y dinámica, afirmó el consultor en derechos humanos y género Pablo Navarrete.

Los patrones internacionales se repetirán con un repunte de llamadas de auxilio y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ya ha confirmado un incremento del 60 por ciento en las llamadas de Auxilio y en América Latina, indicó el especialista.

También es previsible un fenómeno que después de la cuarenta se ha observado en muchos países y que es el incremento exponencial de las solicitudes de divorcio o de separación de parejas que tenían muchos años en concubinato o unión libre, así como embarazos no deseados que la ONU estima en siete millones.

“La cuarentena ha servido para poner a prueba a la humanidad y mostrar las verdaderas realidades de pareja y familiares y en el terreno machista es bien evidente que ante el estrés es la violencia la respuesta”.

En su experiencia de más de 35 años en los temas de derechos humanos y género dijo que no hay  una sola entidad, ni un solo municipio exento de violencia machista y la vuelta a la normalidad o nueva normalidad se percibe como una amenaza para las mujeres que viven una situación de violencia.

“Yo no quiero volver a la normalidad”, es una frase común de las mujeres que están confinadas y sufren violencia o las que ya la sufrían desde antes a las que al menos se les debe enviar el mensaje de que no están solas y trabajar en la desnormalización y desnaturalización de la violencia porque ninguna tiene porqué aguantar vejaciones.