MORELIA, Mich., 12 de septiembre de 2019.- En un lapso estimado de seis meses, se prevé la integración de un consejo michoacano para la paz, con participación de autoridades y sociedad civil, entre la cual se comprenden representantes de la Iglesia Católica, refirió Carlos Garfias Merlos, arzobispo de Morelia.

Expuso que los diálogos sostenidos entre asociaciones civiles y las autoridades “van tomando forma” en un acuerdo que se espera sea firmado en breve, a fin de conformar este órgano, con la pretensión de replicarle en otras entidades del país.

Luego de lamentar los hechos violentos que se han registrado en Morelia y Michoacán, los que aseveró también se han presentado en otras latitudes, Garfias Merlos señaló que “nos significa mucha esperanza el esfuerzo que hacemos con el estado y el municipio, así como con la Federación y con una participación de un delegado de la Organización de las naciones Unidas (ONU), para impulsar la prevención del consumo y la comercialización de drogas y la violencia”.

Agregó que estos esfuerzos se cristalizarían en la atención de las víctimas de la criminalidad, la educación para la paz y la coordinación con los distintos niveles de gobierno, con lo que se pretende asumir el desafío que conlleva la pacificación del territorio nacional.

Reiteró que desde las organizaciones de la sociedad civil, la intervención para apoyar a las víctimas de la violencia y la delincuencia será prioritaria, por lo que los trabajos se enfocarán en este rubro.