MORELIA, Mich., 2 de septiembre de 2020.- Solo habían pasado dos horas de que el pleno de la 74 Legislatura del Congreso del Estado conoció el exhorto de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, sobre el rechazo a las reformas promovidas para la implementación del llamado PIN Parental, por considerarlas violatorias de los derechos humanos de las niñas, niños y adolescentes, cuando el diputado Hugo Anaya presentó una iniciativa en ese sentido.

En el comunicado de la Comisión Permanente, pidió a los 32 congresos locales a que, dentro de las modificaciones legales que tengan a bien aprobar en materia educativa, se respete el derecho a la educación laica, científica, equitativa e inclusiva, intercultural integral y de excelencia, con un enfoque de derechos humanos y de igualdad sustantiva, así como el interés superior de la niñez, establecidas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos

En el documento, leído ante el pleno en sesión virtual de este miércoles, se exhorta también a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para que interponga los medios de control constitucional en contra de las reformas aprobadas en los congresos estatales conocidas como PIN parental, a fin de garantizar el derecho de los niños y adolescentes a recibir educación sexual y reproductiva, así como en materia de valores.

No obstante, el diputado Anaya hizo su propuesta de reforma a la Ley de Educación para que se establezca que los padres o tutores tendrán el derecho de prestar su consentimiento previo, conjunto, o por escrito, el cual se denomina PIN Parental, sobre el contenido de las clases y actividades que se impartan en los centros educativos que sean contrarios a sus convicciones éticas, morales o religiosas.

Asimismo, tendrán derecho a manifestar su oposición o negativa a que sus hijos participen en actividades, talleres, pláticas o charlas que contravengan sus principios morales, éticos o religiosos.

Su iniciativa plantea que las autoridades educativas estarán obligadas a recabar por escrito autorización expresa o consentimiento informado a los tutores o a quienes ejerzan la patria potestad vía PIN Parental, con 30 días mínimo de anticipación previa a la impartición de talleres o pláticas presentados por organizaciones ajenas al centro escolar mediante PIN Parental.

Los centros educativos deben entregar un informe de los talleres, actividades extracurriculares, pláticas o programas educativos del grado que cursan sus hijos al inicio del curso escolar, a fin de que los padres de familia puedan informarse y tengan la más amplia libertad de elegir la educación de sus hijos sobre temas que no son propios de la educación científica.

Los educandos hijos de padres de familia, o tutores que manifiesten su oposición vía PIN Parental, no podrán ser objeto de coerción, amenazas, intimidación, detrimento de su evaluación y discriminación arbitraria por parte de las autoridades educativas.

La iniciativa de Anaya fue suscrita por varios de los diputados del Partido Acción Nacional, presentes en la sesión de este miércoles.