MORELIA, Mich., 10 de febrero de 2020.- El programa estrella de la Secretaría de Igualdad Sustantiva y Desarrollo de las Mujeres (Seimujer) carece de control de la aplicación de los recursos y evaluación de las beneficiarias, según el Informe General de Resultados de la Fiscalización 2018.

De acuerdo con esos resultados dados a conocer por la Auditoría Superior de Michoacán (ASM) no existe coordinación entre la Seimujer, el Sistema Integral de Financiamiento para el Desarrollo de Michoacán (SÍ FINANCIA) y la Secretaría de Desarrollo Social y Humano (SEDESOH), las cuales son las encargadas del control y evaluación toda vez que Banca AFIRME, opera los recursos, y ésta recibe las solicitudes, analiza y determina la aplicación de los microcréditos a las beneficiarias.

Seimujer de manera conjunta con Sí Financia maneja el esquema de integración de expedientes y levantamiento de nuevos créditos, sumando al mismo tiempo a Banca Afirme, atendiendo los criterios que implica el Convenio con dicha instancia financiera. Así también señala que la Secretaría de Desarrollo Social y Humano (SEDESOH), acompaña con acciones conjuntas durante el levantamiento o entrega de nuevos créditos y con acciones de seguimiento para las beneficiarias; sin embargo, no presentó evidencia documental que acredite el hecho.

Además, en los microfinanciamientos que se otorgan a grupos mayores de seis personas se observó que no se especifica qué tipo de apoyo se otorgó, si son Créditos a la Palabra, Microfinanciamiento a Proyectos Productivos o Microfinanciamiento a Grupos Solidarios u Organizaciones.

No supervisó que Sí Financia, contara con un Padrón de Beneficiarios del Programa de Microfinanciamiento Palabra de Mujer, para participar en la gestión de recursos que permitan desarrollar mecanismos de financiamiento para las mujeres.

Tampoco supervisó que Sí Financia contará con los expedientes de las beneficiarias para promover esquemas de financiamiento como parte de una estrategia integral de apoyo a las mujeres, participando en la gestión de los recursos y seguimiento de los créditos que se otorgan a las mujeres, por lo que al no presentar constancia de solicitud y de recepción del recurso, se desconoce en qué proyectos fueron utilizados.

Como miembro del Comité Técnico del Programa y siendo la instancia normativa de la operación del programa no vigiló normativa y regulación de la ejecución del programa, supervisión del cumplimiento de los objetivos, garantizar la transparencia e imparcialidad de la ejecución, la revisión y evaluación periódica de la información de la operación, conocer y ratificar el microfinanciamiento a las solicitudes de las beneficiarias y dar atención a las mismas, aprobar los importes para cubrir gastos de operación de dicho programa.