MORELIA, Mich., 15 de abril de 2018.- Los obispos del país comprometieron impulsar con imparcialidad la participación ciudadana en el proceso electoral 2017 a 2018, a la vez que demandaron de los aspirantes a cargos de elección popular privilegiar en sus campañas y actuación la propuesta, la transparencia y la legalidad, refirió Carlos Garfias Merlos, arzobispo de Morelia.

Garfias Merlos explicó que en la 105 asamblea plenaria, celebrada del 9 al 13 de abril, los obispos de México recibieron a los candidatos de partidos políticos e independientes a la Presidencia de la República, a fin de dialogar sobre los valores que deben imperar tanto en las campañas proselitistas y el proceso electoral en curso, como en el proyecto de nación que cada uno representa.

Destacó que los jerarcas católicos requirieron a los aspirantes a la primera magistratura de México “conocer la realidad y escuchar los anhelos de toda la población”, así como “aprovechar el momento para construir, conjuntamente con otros, las propuestas de paz y justicia”.

Ello, debido a que a la Iglesia Católica le preocupa que la descalificación ha sido el elemento recurrente en las campañas electorales, pese a que se precisa de iniciativas concretas que contengan soluciones a los problemas de la sociedad, como la impunidad, la pobreza, la desigualdad social la inseguridad y la violencia.

El arzobispo de Morelia agregó que la Iglesia Católica espera de los candidatos a la presidencia de la república, con independencia de su origen político, la exposición de proyectos que permitan llevar a cabo la satisfacción de necesidades como el respeto a los derechos humanos; una sociedad justa, solidaria y participativa; un sistema económico humanitario, que provea de empleos y salarios dignos al tiempo que sea fuente de crecimiento personal; un estado de derecho sólido, y educación de calidad.

Reiteró el llamado de los obispos a evitar el fraude, la coacción, la simulación, la violencia, el uso de ´dadivas pasajeras para población vulnerable y “todo lo que desvirtúe la democracia”.

Extendió su llamado a los ciudadanos, a los que solicitó participar de manera activa y contribuir a preservar la integridad de la sociedad y tener como objetivo primario el bienestar de todos los mexicanos, especialmente de quienes “están descartados de las oportunidades de desarrollo y sustento”.