MORELIA, Mich., 24 de enero de 2019.- Un total de 22 mil unidades del transporte público adheridas a la Comisión Reguladora del Transporte (CRT) en Michoacán, no llevarán a cabo la verificación vehicular, que a partir de este año es obligatoria.

“No vamos a verificar hasta que no se abra un programa que verdaderamente cumpla con las expectativas de toda la sociedad”, dijo el líder transportista José Trinidad Martínez Pasalagua.

El ex diputado del PRI, señaló que por este impuesto el Gobierno del estado prevé recaudar más de 600 millones de pesos, pero que como ciudadanos, los transportistas no ven cómo se pueda mejorar el entorno.

“Fácilmente alcanzan para mejorar los ríos que contaminan más que la situación que dicen del aire. (Se puede) comprar con eso mismo reservas territoriales propiedad del gobierno en donde se reforeste y se hagan escuelas ambientales”, apuntó.

Martínez Pasalagua indicó que esta determinación ya se la hizo saber a las autoridades estatales mediante un documento.

“Hablan mucho de que el transporte público es el que más contamina, pero la mayoría de nuestras unidades son nuevas y no nos preocupa eso, pero de ese mismo recurso se puede abrir un programa de modernización del transporte público”, agregó.

El líder transportista se quejó también del programa estatal para modernizar el transporte público, al mencionar que los camiones se ofertan a altos costos que de contado rondan los 2 millones 300 mil pesos, y que con el financiamiento se eleva a más de 3 millones de pesos, con tasas de interés del 16 por ciento.

“Tienen que pagar letras de más de 50 mil pesos y no alcanza. Tienen que buscarse intereses blandos y vehículos adecuados, los que nosotros requerimos. Nos quieren llevar a los camiones que ellos quieren, nosotros sabemos cuáles nos sirven, con cuáles podemos operar y con cuáles tenemos rendimiento. Pero no hay apoyos porque la gran mayoría de los vehículos que andan circulando, son nuestros”, dijo.