MORELIA, Mich., 28 de agosto de 2018.- El ex rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Salvador Jara Guerrero negó que existan pensiones millonarias para ex rectores o que tengan otras canonjías, pero dijo desconocer el monto preciso de lo que recibe.

Sostuvo que su pensión es la de un profesor investigador C, con doctorado, luego de 37 años de servicio de trabajo ininterrumpido, pese que pudo retirarse a los 25, por lo que pidió revisar en la página de la Universidad de cuánto es el salario que recibe.

El también ex gobernador interino negó también que al interior de la Casa de Hidalgo exista un grupo jarista que pretenda influir en la próxima sucesión de la rectoría y que no intervendrá en ese proceso.

“Yo no identificó ningún grupo jarista, habemos universitarios con diversos proyectos que no dependen de una persona, yo estoy seguro que todos los grupos, independientemente de quién esté o de que personaje destacado esté dentro de ese grupo, lo que queremos es lo mejor para la Universidad”.

Indicó que para la elección del rector hay un procedimiento muy claro y los propios aspirantes usualmente manifiestan su interés, se hace una auscultación al interior de todas las escuelas y posteriormente la Comisión de Rectoría hace la designación.

En cuanto a la crisis financiera que anualmente se manifiesta en la Universidad, indicó que como rector la apoyó todo lo que pudo e incluso tuvo diferencias con los sindicatos porque congeló plazas y no autorizó ninguna que no tuviera el respaldo financiero de la Secretaría de Hacienda.

“Tuve muchos problemas con los sindicatos porque congele plazas, no di ninguna plaza que no estuviera autorizada por Hacienda e iniciamos los trabajos para la reforma, recordarán que no me dejaron dar mi informe de Rector, tomaron el Centro Cultural Universitario en mi primer informe y fue muy difícil la relación con los sindicatos”.

Como ex gobernador dijo que también apoyó a la Universidad todo lo que pudo, como lo han hecho los gobiernos federal y estatal porque si no lo hicieran no habría dinero para pagar salarios y como ex subsecretario de educación superior también y hay constancia de eso, pero no han alcanzado los recursos para abatir el déficit que arrastra la institución.