MORELIA, Mich., 31 de julio de 2018.- La tarifa del transporte público tendrá un incremento por el 12.50 por ciento, o un peso, a partir del miércoles, 1 de agosto, de acuerdo con la determinación de la Comisión Coordinadora del Transporte en Michoacán (Cocotra), lo que implicará dificultades económicas para los usuarios radicados en la capital del estado.

“El aumento a la tarifa está mal, porque los sueldos siguen bajos, pero sube todo; aunque no utilizo diario el servicio, claro que afecta a la economía de las familias”, refirió Roberto Pérez, de oficio campesino.

“Yo utilizo dos camiones diarios para transportarme y se me hará pesado desembolsar una parte más de mi quincena para esto, es complicado, sobre todo para los que tenemos hijos, porque los salarios no son suficientes para afrontar estos gastos y aumentos en los costos”, agregó Giovanni Arroyo, empleado.

El impacto es mayor cuando la necesidad de recurrir al transporte público se hace extensiva a más de un integrante de la familia.

“Nos va a afectar bastante, yo ocupo transportarme por día entre cinco y seis veces, somos cuatro de familia, haz las cuentas de cuánto vamos a gastar, así me va a ir mejor ahorrar y comprarme un automóvil”, mencionó Mayra García, vendedora.

“Nos dicen que es solo un peso lo que se encarece el servicio, pero no ocupamos un camión, sino cuatro o cinco diarios, y a veces es más de una persona los que deben transportarse, así que sí nos pega bastante y lo que opinemos no se respeta, porque ellos, la autoridad, ya decidieron”, coincidió Juan Díaz, quien labora como electricista.

Usuarios del transporte público radicados en Morelia refirieron que la población resentiría en menor medida un aumento en la tarifa si las condiciones en que se brinda el servicio fueran las adecuadas para satisfacer las necesidades de la población.

“Creo que a las personas no les pesaría pagar ese peso adicional, a lo mejor hasta 1.50 pesos adicionales, si las combis y los camiones estuvieran en buenas condiciones y no contaminaran tanto, porque ahora vemos camiones muy deteriorados, que contaminan mucho, y en las combis tenemos un mal servicio, en las colonias circulan muy lento, pero salen a las vías principales y los chóferes van peleando, corren o hablan por teléfono, y eso es un riesgo”, mencionó Víctor Díaz, chofer de seguridad privada.

“Considero que las condiciones en que se encuentra el servicio del transporte público no justifican un aumento en la tarifa, porque tiene muchas fallas, es incoherente tener un aumento si el transporte público no es como quisiéramos”, reiteró Giovanni Arroyo.

No obstante, usuarios reconocieron que la tendencia al alza en bienes y servicios afecta también a los operadores y concesionarios del servicio público, por lo que el encarecimiento de la tarifa les ayuda a paliar estos efectos adversos.

“Sí nos pega el alza, pero también soy consciente de que los transportistas deben alimentar a sus familias y tienen necesidades, como cualquier otro ciudadano”, aseveró Mayra García.