MORELIA, Mich., 13 de noviembre de 2020. – Durante las últimas dos décadas la lente de María del Jesús Peters Pino ha captado puntualmente una de las peores tragedias de la humanidad: la migración por la pobreza y la violencia en América Latina. La férrea consignación de la tragedia que viven miles familias llevó a la fotoperiodista chiapaneca a ser galardonada con el Premio Nacional del Periodismo Fotografia.

La experimetada fotógrafo captó con su lente el momento exacto en que una madre, a través de una rendija, buscaba ayuda para su hijo, enfermo, lleno de ampulas, luego del éxodo a México desde su natal Honduras. 

En medio de las complejidades de la cobertura de las caravanas de migrantes, de la censura del gobierno, la apasionada fotoperiodista, que también buscaba ese encuentro, logró reunirlos: el dolor de la mujer y a su lente. 

Aquél retrato del rostro más duro de la migración en México, el jurado calificador del Premio Nacional de Periodismo lo resumió asi:

“Un portón de acero se cierra mientras una migrante haitiana clama por salir de un centro de detención del Instituto Nacional de Migración en Tapachula, Chiapas. En segundo plano, detrás de los rostros de Fabiola y su hijo, la imagen captura las indiferentes botas negras de un soldado, mientras ella ve directo al lente. Es una historia completa que condensa en un cuadro las consecuencias humanas de las políticas migratorias. La fotografía destaca por su relevancia periodística, profundidad narrativa y mirada empática”.

La fotografía de María del Jesús Peters, directora de la agencia de Quadratín en Chiapas y corresponsal del Periódico de El Universal en ese estado de fronterizo con Guatemala, que dio la vuelta y al país al mundo, mostró la crudeza de peregrinaje  de los centroamericanos que se atreven a buscar el anhelado sueño americano.

Pero la galardonada dice que al pisar suelo mexicano, los migrantes comienzan a vivir su peor pesadilla, su infierno.

María del Jesús Peters, quien recibió la noticia en Morelia, Michoacán declaró a Quadratín que las caravanas de migrantes, iniciadas masivamente en el 2018 quebraron el sistema migratorio mexicano y pusieron en evidencia la deficiente política de nuestros país en derechos humanos.

Relató la experiencia de vivir la violencia institucional, encarnada en los elementos de la Guardia Nacional que buscaban por todos los medios impedir que la prensa accesara a las estaciones migratorias, para conocer las condiciones de hacinamiento y sufrimiento en la que vivían miles de migrantes, donde las madres no tenían nada que dar a sus hijos, ni medicinas con que curar las heridas ni alimentos nota saciar su hambre.

Por un portón, narra, logró ubicar la rendija y el rostro de una madre que me pedía auxilio y me mostraba el cuerpo llagoso de su hijo.

La experiencia de Maria del Jesús Peters Pino la llevó a ganar el Premio Internacional de Fotografía convocado por el Instituto Nacional de Migración, con la temática de Jornaleros Agrícolas en las Fincas Chiapanecas, donde se participaron fotógrafos de 11 países y hubo una bolsa de 5 mil dólares para cada ganador.

La ganadora está a a la espera del resultado del  Premio Ortega y Gasset que convoca el influyente diario español El País, dónde también participa la fotografía, así como el de la organización internacional Word Prees que está en deliberación.