MORELIA, Mich., 27 de mayo de 2020.- La serie de protestas y marchas que encabezaron los aficionados al Monarcas Morelia para pedir que el equipo no salga de la capital michoacana, no fueron bien vistas por las autoridades.

Esto, debido a que en esta contingencia sanitaria por el Covid 19 las recomendaciones han sido evitar las aglomeraciones debido a que estas son un factor que puede propiciar los contagios del virus.

En este caso la titular de la Secretaría de Salud en Michoacán (SSM), Diana Carpio, mencionó que en estas movilizaciones hubo niños y adultos, muchos de los cuales iban sin tomar en cuenta las medidas recomendadas y que tan insistentemente se han difundido.

“Entendemos la afición por un equipo de fútbol, pero relajar las medidas preventivas ante la emergencia sanitaria y promover manifestaciones donde incluso llevan niños, es algo que preocupa y eleva exponencialmente los riesgos de contraer una enfermedad que no tiene tratamiento médico ni vacuna, y que genera muertes”, publicó la funcionaria a través de sus redes sociales.

Destacó que es preocupante que el contagio entre los morelianos incremente por esta clase de movilizaciones, en un momento en el que el virus se transmite con velocidad y de manera sostenida.

Ello, dijo, además de poner en riesgo la vida, también atenta contra el plan de reapertura de las actividades económicas para una nueva convivencia en el estado, con medidas de prevención y protección para prevenir contagios.

“La gravedad del problema exige de actuar con corresponsabilidad y solidaridad ante un evento de salud pública nacional y mundial. No hacerlo así, prolongará las medidas de aislamiento para todos”, insistió.

Ante esto, hizo un llamado a toda la afición de Monarcas y la población en general, a acatar las recomendaciones y no tomar a la ligera este asunto, además de referir que se está revisando con toda responsabilidad el tema que ha generado inquietud y, en su momento, darán a conocer los resultados de las pláticas que se han tenido.

Afirmó que salir a la calle y marchar en multitud sin respetar las normas sanitarias no solo pone en riesgo la salud de quienes se manifiestan, sino que también la de sus familias, sus hijos, sus abuelos y de todos los seres queridos con los que conviven.

“Lo que hoy está en juego es más que un balón; es algo que va más allá de colores y amor por la camiseta; lo que está en juego son vidas humanas y, si no le hacemos frente en equipo, el marcador será más fatal”, advirtió la funcionaria.