MORELIA, Mich., 22 de febrero de 2021.- Magistrados y jueces federales en Michoacán piden que sean considerados como sector prioritario ante el riesgo de contagio de Covid 19 y ante ello solicitan que su sector ingrese en los que reciban la vacuna contra la enfermedad.

A través de un documento enviado al ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en donde exponen que la procuración y la administración de Justicia constituyen una actividad esencial del Estado Mexicano.

La misiva está firmada por el magistrado Salvador Tapia, coordinador de magistrados del decimoprimer circuito, y el juez de distrito, Armando Díaz, coordinador de jueces de distrito en Morelia, quienes refieren que el Consejo de la Judicatura Federal instruyó en acuerdos generales, circulares y medidas administrativas para que el propio Consejo y los juzgadores federales aún en las circunstancias de salud cumplan con sus obligaciones.

Insistieron en que esta actividad es esencial, vital e impostergable para la convivencia social, por lo que el riesgo de contagio está latente, y es por ello que la consideran como un gran reto por el horario restringido y por las condiciones laborales que se han tenido que implementar ante la pandemia.

“Ante ese estado de cosas, movidos por el compromiso frente a los Justiciables, a nuestra sociedad y frente a la Institución de la que formamos parte, estimamos que, de cara a la gradual normalización de las tareas esenciales de impartición y administración de justicia, los órganos federales podríamos ser considerados en la primera etapa de vacunación”, refieren en el documento.

Debido a que las actividades no se han detenido aunque se han definido acciones y medidas preventivas, consideran que no son suficientes y lo necesario sería la vacuna; se les envió un documento de recibido, pero no les responden si habrá algo al respecto.

“Por tales razones, previa reflexión y acuerdo con Jueces y Magistrados de este Circuito, estimamos conveniente solicitarle, respetuosamente, que si no hay inconveniente alguno tenga a bien plantear ante las instancias de salud del país que seamos considerados prioritariamente para recibir la vacuna contra el Covid-19, a efecto de que las tareas esenciales de impartición y administración de justicia se lleven a cabo con mayor normalidad.