MORELIA, Mich., 4 de enero de 2019.- A los magistrados del Supremo Tribunal de Justicia del Estado no les gustaría una reducción de sus salarios, pero buscarían la manera de transitar hacia una disminución si es necesario, afirmó su presidente Marco Antonio Flores.

Señaló que, en ese poder, todos tienen percepciones decorosas, ya que el salario más bajo es de 12 mil pesos y el más alto de 112 mil, que es el de magistrados y consejeros, los cuales permanecen congelados desde hace siete años. A esos montos se les descuenta el 35 por ciento del Impuesto Sobre la Renta.

El magistrado presidente dijo que en ese tema de las percepciones y la falta de transparencia en el manejo de los recursos que ha enfrentado a los poderes Ejecutivo y Judicial de la Federación repercute en los poderes judiciales estatales que son los más débiles económicamente y apenas tienen recursos para cerrar el año porque, en lo general, no hay distinciones entre estos poderes.

“En realidad la función de los juzgadores nunca ha gozado de muy buena salud en ese sentido, la apreciación de la ciudadanía muchas veces no es del todo correcta, pero no confía del todo en sus instituciones, eso es una realidad, decir lo contrario sería una mentira, es la percepción que se tiene.

“En lo que me corresponde a mí hablar del Poder Judicial ha habido un cambio sobre todo a raíz de que surge el Consejo del Poder Judicial y hay una transformación en cuanto a los ingresos a trabajar por concursos de oposición. El hecho de manejar los recursos de manera más clara, eficiente y transparente, pero indudablemente que ese encontronazo que se tiene repercute en los poderes judiciales locales”, indicó el magistrado presidente