MORELIA, Mich., 15 de marzo 2019.- Por una la política pública que restrinja el uso de fertilizantes químicos y pesticidas agroquímicos, se decantó Alicia Mateo, cocinera tradicional de Tangamandapio, del municipio de Zamora, durante la inauguración del Festival de la Gastronomía Michoacana e Innovation Fest. También criticó la siembra indiscriminada de aguacate.

La cocinera tradicional manifestó que el evento, que se enmarca en el décimo sexto encuentro de cocineras tradicionales, es una ventana a la tradición de Michoacán, que para ellos en las comunidades es una forma de vida, porque hay una variedad de ingredientes técnicas y alimentos que usan, y que son motivo de orgullo y satisfacción, por ello han merecido ya un reconocimiento internacional a través de la Unesco.

“A veces pareciera que la atención se centra en el platillo y se olvida que detrás de cada alimento hay personas que trabajaron en la milpa, en el lago, en el bosque, y para quienes tiene un valor simbólico”, aseveró.

Dijo que los alimentos van más allá del sabor y el olor; “el maíz no es solamente un cereal, es siembra, lluvia, fiesta, es alimento y medicina, tiene valor por los elementos que están asociados a él, a los alimentos, y dan un significado por encima de la presentación y sabor”.

Manifestó que la naturaleza ha sufrido estragos por la interacción del ser humano y lo institucional, mucho está degradado por la cuestión de la contaminación, y está también siendo desplazados por semillas supuestamente mejoradas. Pidió por una política pública que restrinja el uso indiscriminado de pesticidas agroquímicos y fertilizantes químicos. La cocinera expresó su preocupación por salvar lo poco que queda del bosque por la incontenible ola aguacatera.

“Esto es una fiesta, pero quiero que sepan que no somos ajenos a los problemas que enfrentamos, porque vivimos día a día la realidad y queremos ser parte de esta solución, por eso no podemos permanecer indiferentes ante realidades que nos afectan y que ponen en riesgo la permanencia de nuestra cultura alimentaria; eso también se cocina en nuestras mentes”.