MORELIA, Mich., 10 de octubre de 2016.- Mientras la defensa de José Manuel Mireles Valverde se convirtió en un botín político, en el Senado de la República ya se olvidó la Ley de Amnistía en favor de los autodefensas, afirmó la senadora Luisa María Calderón Hinojosa.

La legisladora consideró que más que politizada, la pena privativa de la libertad de quien fuera vocero de los grupos de autodefensa en la entidad, se trata de un capricho por lo que seguramente saldrá hasta que concluya la administración del presidente Enrique Peña Nieto.

“Es un castigo de alguien que es caprichoso contra alguien que no se sometió y lo mandó a la cárcel”, indicó en alusión al ex comisionado para la Seguridad y Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes.

“Yo veo que sigue haciendo de las suya y que todavía tiene poder y lo que él hizo que no se deshaga; tiene que ver con los secretarios del estado de Michoacán que no se han movido y con Mireles que sigue en la cárcel a pesar de que él les dio permiso de que portaran armas y los legítimo”.

La legisladora del Partido Acción Nacional dijo que aun cuando impulsó la ley que presentó su correligionario Javier Corral y fue avalada por los senadores de los partidos de la Revolución Democrática y del Trabajo, decidió hacerse a un lado porque ya parecía un botín y se volvió difícil el tema.

“Yo, cuando me piden ayuda lo hago; estoy al pendiente de cómo está Mireles en Hermosillo pero precisamente para no aumentar el botín político o la disputa por el botín político yo me he hecho a un lado, pero estoy en contacto con su hijo y con su hermana”.

Calderón Hinojosa señaló que la Comisión de Seguridad parece que tiene como tarea no tocar algunos temas; Omar Fayad era el presidente, pero se fue de gobernador y la comisión está abandonada y no parece que haya muchas ganas de trabajar en esa ley que permitiría la excarcelación de los ex autodefensas.