MORELIA, Mich., 27 de septiembre de 2020. – La carpeta de investigación que derivó en la orden de aprehensión contra el principal sospechosos de matar a Jessica González Villaseñor, se hizo con base a “actos de investigación de campo, análisis de video, de exámenes de química y criminalística, entre otras” y no a conjeturas y opiniones vertidas en redes sociales.

Así lo dio a conocer el fiscal General de Michoacán, Adrián López Solís, durante un encuentro con medios a través de una plataforma por internet.

En su mensaje expresó que como órgano responsable de investigar, reconocen que “este caso genera en la sociedad zozobra e intranquilidad, mucho coraje, y sabemos cómo eso puede constituir una oportunidad para generar confusión,” y que no están abstraídos de la realidad, del discurso en redes sociales, sin embargo, aclaró:

“Nosotros nos debemos a dos principios fundamentales; el primero es el principio de la presunción de inocencia; y, el segundo, el principio del debido proceso”, consagrados en las leyes y únicos válidos para ese órgano del eslabón de la impartición de justicia.

López Solís aclaró que los únicos elementos que importan en esta investigación no yacen en los post de Facebook ni en las opiniones vertidas en la redes sociales “sino en la carpeta de investigación; son los datos de prueba, que constituyen un valor legal y verdad jurídica. Respetando los dos principios”.

Por eso “no hemos entrado al debate que hay en redes sociales y continuaremos enfocados a la investigación”, que permita detener al responsable y garantizar el acceso a la justicia.

Fue a través de los actos de investigación reseñados por el fiscal, fue posible establecer el modo y lugar en que se cometió el crimen, mismos que seran expuestos ante la autoridad jurisdiccional cuando se detenga a Diego M.