MORELIA, Mich., 19 de noviembre de 2018.- El gobernador Silvano Aureoles pidió el esclarecimiento del caso de la presa Francisco J. Múgica, donde existen presuntos indicios de corrupción entre la constructora brasileña, Odebrecht y los gobiernos perredista anteriores.

“Ojalá y eso se transparente, porque ha habido mucho ruido y pocas nueces”, declaró el mandatario durante una entrega concedida a los medios de comunicación.

Más aún, refirió Aureoles, cuando fue asesinado en Colombia el único enlace quien tenía conocimiento de ese expediente.

“Quién sabe dónde termine eso, pero sí es necesario que se esclarezca, remarcó.

De acuerdo a reportes, la Fiscalía colombiana halló un tarro con cianuro en la casa del ingeniero Jorge Enrique Pizano, testigo clave en el escándalo de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht, quien falleció de un infarto tres días antes de que su hijo muriese envenenado con ese tóxico, en el país sudamericano.

Apenas en octubre pasado, la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) informó que una investigación de la policía de Andorra descubrió nuevos indicios de sobornos en la construcción de una presa en Michoacán, asignada a Odebrecht por el gobierno de Lázaro Cárdenas Batel, y cuyo costo se duplicó en la gestión de su sucesor, Leonel Godoy Rangel.

El investigador, Raúl Olmos, encontró que en las pesquisas se descubrieron transferencias del departamento de sobornos de Odebrecht a Víctor Guerra Reyes, funcionario encargado de construcción de la presa Francisco J. Mújica en la región de Tierra Caliente, que tuvo un costo cercano a los 3 mil millones de pesos.

También octubre, en el marco de la visita del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, el ex gobernador Cárdenas afirmó que el tenía las manos limpias y se pronunció por una investigación a fondo en el caso de los sobornos de la empresa brasileña.