MORELIA, Mich., 13 de julio de 2018.- El Congreso del Estado incurrió en responsabilidades por no haber sometido a votación los dos dictámenes de juicio político en contra de los presidentes municipales de Jacona y de Maravatío, para los que se acordó la destitución e inhabilitación, afirmó la presidenta de la Comisión Jurisdiccional Mary Carmen Bernal Martínez.

Los expedientes estaban listos para que el pleno de la 73 Legislatura se erigiera en Gran Jurado y, en sesión privada, se sometieran a votación los dictámenes y se decidiera si procedía o no la destitución e inhabilitación de los alcaldes de Jacona Rubén Cabrera Ramírez y de Maravatío José Luis Abad Bautista.

Sin embargo, esos dictámenes simplemente se dejaron en la congeladora legislativa y los plazos vencieron, por lo que el Congreso del Estado ya incurrió en responsabilidades por omisión, por lo que dijo que se intentará concluir los procedimientos, dejando a salvo los derechos de las partes involucradas.

“Ahora hay que tratar de resolver la situación; vamos a pugnar porque los próximos días se puedan subir al pleno y que se resuelva conforme a derecho, y pues el congreso tendrá que hacerse responsable”, señaló la legisladora del Partido del Trabajo quien dijo desconocer los motivos por los que no se presentaron al pleno esos dictámenes ya que estuvo de licencia desde el pasado mes de abril.

El procedimiento de juicio político en contra del alcalde de Jacona, Rubén Cabrera Ramírez, se determinó procedente por nepotismo al permitir que su hija Mariela Cabrera Arias, se ostente como directora del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia y por haber designado a su cuñado Ulises Martín Urbina, como director del Organismo Operador de Sistemas de Agua Potable y Alcantarillado de Jacona (SAPAJ).

También fue procedente el juicio político en contra del alcalde de Maravatío, José Luis Abad Bautista, por irregularidades sistemáticas en el manejo de recursos públicos, contratar a El Buki sin autorización del Cabildo, comprar materiales de construcción a su cuñada Laura Lugo Arriaga, para obras que no hizo o no concluyó, entre otras.