Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Archivo

Incrementó robo a autotransportes un 179%

Virgilio Ortiz/Quadratín
 
| 12 de agosto de 2017 | 8:05
 A-
 A+

MORELIA; Mich., 12 de agosto de 2017.- El robo a autotransporte, en los últimos dos años se incrementó en 179 por ciento; en 2016 fueron robadas 4 mil 500 unidades, según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).

La Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (Canacar), advirtió que en lo que va del año se registran pérdidas por mil millones de pesos (mdp) por este delito, comparado con el 2016 que ascendió a 600 mdp.

El aumento de asaltos al autotransporte deriva en un incremento de hasta 200 por ciento en el costo de las pólizas de seguros, de acuerdo a la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

Ante ello, en San Lázaro hay una iniciativa que propone reformar los artículos 286 y 376 del Código Penal Federal, para que sea facultad exclusiva del Ministerio Público Federal conocer las denuncias por robo de autotransporte, e incrementar en una mitad la pena de 7 a 15 años de prisión cuando el robo sea al vehículo o sus componentes (remolques, semirremolques o la propia carga) que cuente con permiso de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para operar servicios de autotransporte federal de carga, pasaje o turismo.

La iniciativa que se turnó a la Comisión de Justicia, resalta que el Código Penal Federal tipifica este delito cuando se comete en caminos o carreteras (fracción XVI, artículo 381); sin embargo, cuando el vehículo es retirado de la jurisdicción del camino federal y el robo es perpetrado fuera del derecho de vía, el transportista tiene que denunciar en el Ministerio Público local.

Esto conlleva que el transportista no sólo sea víctima del delito de robo, sino que se enfrente a procesos burocráticos de los Ministerios Públicos locales, complicando el acceso a la justicia, por lo que es pertinente que este ilícito sea conocido exclusivamente por la instancia federal.

Comentarios

Notas relacionadas

Principales