Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Archivo

Incongruentes: celebran Miércoles de Ceniza y no conocen su significado

Cecilia Sierra/Quadratín
 
| 14 de febrero de 2018 | 8:19
 A-
 A+

MORELIA, Mich., 14 de febrero de 2018. – Al menos cinco de cada seis católicos entrevistados por Agencia Quadratín admitieron ante las cámaras acudir al Miércoles de Ceniza, pero ignorar, o simplemente no tener en claro, el significado de este ritual judeocristiano.

Esta tradición de las iglesias de origen cristiano marca el comienzo de la Cuaresma, 40 días previos a la Semana Santa, tiempo en el que Jesús se retiró al desierto, de acuerdo a las escrituras bíblicas.

Y lo anterior lo tiene muy claro Hilda, quien sostuvo: “el miércoles es el inicio de la Cuaresma, es un periodo que aprovechamos las personas para hacer el propósito de cambiar la forma de vivir”.

Agregó que tiene conocimiento de que la tradición marca que quienes “ofendían a Dios”, pecaban, se ponían ceniza en su cabeza y vestían de sayal, vestidos antiguos de mala calidad y que era un símbolo de penitencia.

En contraste con la versión de Hilda, Margarita y su hija Daniela, lo mismo que Víctor y José Dolores, no tienen claro cuál es el significado de acudir a ponerte una cruz de ceniza en la frente.

Sin embargo, reconocieron acudir a hacerlo anualmente y que no conocen su objetivo.

“No sé, pero mi mamá sabe”; “no recuerdo, fue hace mucho que me lo enseñaron”, y “no sé de dónde venga la tradición”, fueron las palabras de algunos de los entrevistados. La costumbre marca que cada Miércoles de Ceniza el sacerdote, u obispo, procede a quemar las palmas bendecidas durante el Domingo de Ramos del año anterior.

Luego las cenizas se ponen sobre la frente, las que también representan el lado terrenal de los cristianos.