MORELIA, Mich., 22 de abril de 2021.- Este año iniciará la notificación a propietarios y poseedores de predios que experimentaron incendios forestales para impulsar su recuperación y reducir el cambio de uso de suelo, afirmó Gustavo Sánchez Valle, titular de la Comisión Forestal de Michoacán (Cofom).

Sánchez Valle refirió que, con fundamento en el decreto estatal para la protección de los bosques y la sustentabilidad de la agricultura, emitido en 2016, se buscará identificar plenamente las superficies quemadas para llevar a cabo acciones de restauración y dar seguimiento al estado de estos terrenos.

Ello, debido a que el mencionado decreto establece una veda de 20 años sobre los predios forestales siniestrados, para evitar el cambio de uso de suelo tras un incendio forestal.

Si bien esta medida se considera desde 2016, el titular de la Cofom reconoció que es difícil recuperar un predio donde los dueños y poseedores ya decidieron el cambio de uso de suelo, ya que por más que se incluyan en los esfuerzos de reforestación, el éxito depende en gran medida de la voluntad de ellos.

Agregó que se proyectan dos mecanismos de intervención en casos de predios forestales siniestrados, para favorecer la recuperación del predio.

En primer lugar, la elaboración de un diagnóstico que defina las zonas que son susceptibles de restauración mediante la reforestación y aquellas donde es preferible permitir la sucesión secundaria, para que sea la propia naturaleza la que regenere el ecosistema.

Además, la dotación de incentivos a las comunidades propietarias de bosques, para que puedan aprovecharlos para su manutención y así se constituyan en cuidadores de esos recursos.

Gustavo Valle recordó que en el estado el 53 por ciento de los incendios forestales es provocado por la realización de actividades ilícitas.

Aunque se estima que la expansión de la frontera aguacatera y el desarrollo inmobiliario son los principales detonantes del cambio de uso de suelo que motiva el incendio forestal, detalló que cualquier actividad que conforme un delito o falta se considera ilícita, como la instalación de sistemas mineros, pecuarios u otros, sin autorización.

La norma en México otorga sólo de excepción cambios de uso de suelo forestal, en casos de proyectos de interés o beneficio público, como la construcción de presas o carreteras, que justifiquen el cambio temporal o definitivo y comprendan medidas de mitigación de daños.