MORELIA, Mich., 10 de octubre de 2019.- Se estima que el 25 por ciento de la población, en algún momento de su vida, tendrá algún tipo de trastorno mental, señaló Bruno Montesano Castellanos, secretario técnico de salud mental y comisionado estatal contra las adicciones de la Secretaría de Salud en Michoacán (SSM).

Los más comunes son la depresión y la ansiedad que se presentan en el 23 por ciento. “Han vulnerado a la humanidad, son problemas de salud pública y sin embargo, no se han atendido de esa manera. La Organización Mundial de la Salud lo propone. Faltaría la exigencia para que los gobiernos tomaran verdaderas cartas en el asunto”, dijo.

A propósito del Día Mundial de la Salud Mental, que se conmemora cada 10 de octubre y que este año se centrará en la prevención del suicidio, el especialista agregó que le siguen los relacionados al uso de sustancias, y los ligados a problemas psicóticos, como la esquizofrenia y el trastorno bipolar.

“La esquizofrenia, en la mayoría de las personas que la padecen, esa sí se queda con ellos. Hablamos de un uno por ciento de la población (con algún tipo de trastorno) porque en un 95 por ciento de los casos no es posible hablar de cura, sino que se controla”, mencionó.

Montesano Castellanos precisó que del 25 por ciento de la población susceptible de padecer algún tipo de trastorno mental durante algún periodo de su vida, un 18 por ciento se mantendrá enferma, y que son muy pocos los que buscan atención de un profesional.

Los pacientes deberán ser atendidos de manera integral, destacó el médico, es decir, de medicamentos y terapias, y estrategias psicológicas relacionadas con la educación.

El especialista agregó que existen otros trastornos mentales que se comparten con la salud neurológica, llamados neuropsiquiátricos, y por el uso de sustancias, como la epilepsia, que puede ocasionar trastornos conductuales pero que pueden ser controlados mediante consulta neurológica.

“Otros son los trastornos de personalidad que influyen de manera relevante en el desarrollo de la sociedad porque son menos diagnosticados pero tienen una repercusión más amplia y diversa, no solo afecta al individuo y la familia, sino a la sociedad, quien no está preparada para identificarlos como tal y menos atenderlos”, agregó.

¿Qué es la salud mental?

Montesano Castellanos define la salud mental como la condición individual mediante la cual los seres humanos conocen sus capacidades y reconocen sus debilidades para actuar sobre ellas con el propósito de hacer una mejor contribución al desarrollo de la sociedad.

Michoacán cuenta con su propia Ley en la materia, que promueve acciones y que busca identificar de manera temprana las fallas que pueden llegar a provocar trastornos o enfermedades mentales, para actuar de manera específica y tener un menor impacto en la sociedad.

“La confirmación de que la salud mental está ganando la partida, es que cada vez haya menos pacientes que tengan que ser internados en los hospitales psiquiátricos”, manifestó.

Responsabilidad compartida

El especialista apuntó que las acciones de promoción de la salud mental requieren de una participación más extensa por parte de la sociedad, por ejemplo, que el trabajo del sector educativo fuera más amplio, cabal y bien dirigido. “Parece obvio pero no es fácil de lograr”, dijo.

Consideró que en esta misma tarea deben participar otros sectores como el de la seguridad pública, cultura, y atención de jóvenes y mujeres. “La seguridad es fundamental para que la sociedad se sienta con la protección necesaria y con la estabilidad para mantener su salud mental”, agregó.

Afirmó que esto ocurre a través del Consejo Estatal de Salud que ahora involucra aspectos mentales y que enfoca sus tareas en problemas de depresión, el abuso en el consumo de sustancias ilícitas que ocasionan adicciones, y el suicidio.

La salud mental de los mexicanos

El médico señaló que la salud mental de los mexicanos se ve influida de manera negativa por factores globales relacionados con el mal uso de la tecnología, los medios masivos de comunicación, el internet, y la pérdida de valores.