MORELIA, Mich., 12 de julio de 2019.- En los últimos 10 meses, en Morelia, se han identificado tres casos de construcción irregular de desarrollos habitacionales, aseveró Sergio Adem Argueta, secretario de Urbanismo y Obra Pública.

Detalló que en el periodo de referencia, se han encontrado tres fraccionadores que, sin disponer de los permisos requeridos para ello, dieron inicio a la edificación de asentamientos en la capital michoacana.

Los casos se localizaron en las zonas Sur y Poniente del municipio, y actualmente los trabajos de construcción se encuentran suspendidos, aseguró Sergio Adem.

Agregó que se impusieron las multas pertinentes, que, por acuerdo de Cabildo, se fijaron en sus montos máximos; el registro de la dependencia municipal es que uno de los desarrolladores de vivienda ya solventó la multa, en tanto que los restantes dos están en el proceso.

“Ya aplicamos las sanciones, los infractores fueron notificados, y el Cabildo acordó facultar a la Secretaría de Urbanismo y Obras Públicas a imponer la máxima multa a quienes construyan sin contar con la autorización definitiva del nuevo complejo habitacional”, reiteró el funcionario.

Tras especificar que la actual administración municipal no ha emitido autorizaciones definitivas para nuevos fraccionamientos, Adem Argueta mencionó que el ayuntamiento de Morelia no tuvo acercamientos previos o antecedentes de los asentamientos detectados y penalizados, ya que el diálogo con los responsables de los proyectos comenzó una vez que se hicieron valer las sanciones.

El secretario de Urbanismo y Obras Públicas explicó que estos fraccionadores deberán iniciar el procedimiento para obtener la autorización definitiva de sus proyectos, sin tener una certidumbre sobre la viabilidad de los mismos.

Además, señaló que aunque los infractores solicitaron algún descuento o consideración en las multas impuestas, “la norma es muy clara y no se aplican reducciones en los montos”.

Indicó que la dependencia mantendrá de forma permanente el monitoreo del municipio para buscar evitar que fraccionadores comiencen obras de edificación sin disponer de la autorización definitiva, así como para sancionar a quienes incurran en estas prácticas.