MORELIA, Mich., 5 de diciembre de 2018.- Por segunda ocasión, el gobernador, Silvano Aureoles, defendió el manejo presupuestal de su Gobierno; también defendió que su secretario de Educación, Alberto Frutis, no ha hecho malos manejos.

“Por ahí dicen que yo, que el secretario Frutis, nos robamos el dinero de los maestros. ¡Aquí nadie se ha robado nada, que quede claro!”, puntualizó.

Por el contrario, el perredista defendió la intensa gestión que se tiene que hacer para que en cada cierre de año se tengan que gestionar más de 3 mil millones de pesos extraordinarios y poder tapar el boquete financiero que representa el déficit del sector magisterial.

“Nos mientan la madre, nos mandan a los niños para decirnos que cuando les vamos a pegar a sus papás, nos encaran. ¡Ya! Yo soy el principal aliado de que a los profesores se les pague, que se regularice su situación, principalmente de aquellos que tiene años trabajando y que aún no reciben su salario”.

El mandatario emplazó a los medios locales para anunciar las acciones a seguir en la búsqueda de que la Federación asuma el pago de la nómina magisterial.

Ahí, Aureoles manifestó que se ha dejado en claro el daño que se le genera a la educación de niños y jóvenes, la incertidumbre en el pago a los maestros y el daño severo a las finanzas estatales, y el desgaste innecesario con maestros que reclaman un derecho.

“Sea como haya sido, que los bonos sean un exceso o no, se les deben y es un derecho contraído. No es justo que se le deba a los maestros”, concluyó.