MORELIA, Mich., 30 de mayo de 2020.- Decenas de predios abandonados en el fraccionamiento El Trébol, de Tarímbaro, se han vuelto focos de riesgo sanitario, contaminación y hasta de seguridad.

La cantidad de predios y casas abandonadas, nido de serpientes y toda clase de animales ponzoñosos, es tan grande que se hablan de varias hectáreas. Por ejemplo, toda la cuarta etapa se encuentra deshabitada. Tiene casas, sí, pero solas y algunas ya fueron blanco de rapiña.

Entre las viviendas crecen sin control huizaches e higueras, de hasta dos metros de altura, caldo de cultivo para quienes buscan evadir el brazo de la justicia o esconder cadáveres. Nadie se daría cuenta si hay pastizales que superan la altura promedio de un mexicano, 1.60 y 1.65.

Cecilia Sierra/Quadratín

El responsable del orden, José Albarrán, dio a conocer que no existen mecanismos legales en Tarímbaro que obliguen a los dueños a circular y limpiar sus terrenos, los que también son usados como tiradero de basura y escombro de otros vecinos.

La costumbre de tirar basura y luego quemarla en predios en condición de abandono ha dejado tres incendios en la presente temporada, una consumió entre tres y seis hectáreas. Fue sofocado a nada de que las llamas alcanzaran la loma, que se encuentra entre la tercera y cuarta etapa.

Las áreas verdes que hay carecen de mecanismos de riego que mantengan vivos los árboles que sembraron los vecinos, y la dirección de Parques y Jardines sólo riega aquellas plantas de la avenida Las Palmas, mientras que avenida del Roble y Ciprés de la tercera etapa lucen descuidadas.

Las condiciones de la cuarta son peores. La gente sube a hacer ejercicio entre cadáveres de animales, uno de perro al subir y que constató Quadratín, y más de un tiradero de basura. Uno justo en la entrada a la casa de asistencia para menores Ciudad de los Niños.

En la parte donde comienzan los predios ya vendidos y las construcciones, hay costales de basura, papeles, trozos de losa y escombro. Los amantes de lo ajeno se han llevado el cobre de las casas abandonadas y hasta los transformadores de la luz.

Cecilia Sierra/Quadratín

Los pastizales y poca iluminación, según un estudio presentado por la Secretaría de Igualdad Sustantiva y Desarrollo para las Mujeres, son lugares peligrosos para las mujeres. Por lo que recomiendan a los ayuntamientos con Alerta de Violencia de Género, como es el caso de Tarímbaro, limpiar e iluminar, para reducir el riesgo.

Tarímbaro registró en 2019 un total de cuatro homicidios de mujeres, mientras que en lo que va del año ya suma un asesinato.