MORELIA, Mich., 23 de agosto de 2019.- La federalización de los servicios y la nómina de salud tomará curso hasta que se instale el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), declaró la secretaria de Salud, Diana Carpio Ríos.

El 14 de julio pasado, el gobernador Silvano Aureoles y el presidente Andrés Manuel López Obrador, firmaron un convenio de voluntades para que el Gobierno federal se haga cargo, desde la prestación de los servicios, la planificación, el pago de nómina y la administración de los recursos estatales.

“Solo firmamos. Todavía no oficializan la instalación del Instituto de Salud para el Bienestar y hasta que no haya Insabi, probablemente el tema de la federalización no tomará curso”, mencionó la servidora pública.

En tanto, Carpio Ríos dijo que en la dependencia estatal continúa el proceso de digitalización de la nómina de los 18 mil trabajadores, de los cuales, cerca de 14 mil pertenecen a algún régimen salarial, incluidos los 2 mil 500 que se encuentran por contrato y de los que se hace cargo el estado. “(Estamos) esperando instituciones”, señaló.

Es así que con la adhesión de Michoacán al sistema federal de salud, el Gobierno federal tendrá que hacerse cargo de 800 millones de pesos de nómina al año y de 140 millones más para el mantenimiento de hospitales y clínicas de salud.