MORELIA, Mich., 21 de julio de 2019.- La industria textil en Michoacán prevé incrementar un 30 por ciento sus ventas durante la presente temporada, a propósito del próximo regreso a clases a través de la comercialización de uniformes escolares. 

Aunque no pudo precisar a cuánto puede ascender la derrama económica generada, el vicepresidente de la Asociación de Industriales de la Confección y del Textil (Incotex), Armando Saavedra Fuentes, dijo que este año el costo por los tres uniformes escolares: diario, deportivo y de gala, puede oscilar entre los mil 500 y 2 mil pesos. 

La temporada fuerte para la industria textil puede prolongarse hasta por cinco meses. “Lo que es julio, agosto y septiembre, e incluso hasta noviembre, con motivo del desfile del día 20, es cuando tenemos un poquito más de ventas”, indicó el empresario.

Aunque algunos padres de familia pueden tomar algunas previsiones y adquirir los uniformes escolares desde ahora, de acuerdo con el representante de los textileros, la mayoría se espera a comprarlos hasta dos semanas antes del regreso a clases, que este año está programado para el 26 de agosto.

Estimó que en el caso de las escuelas secundarias técnicas y federales, entre varios comercios llegan a comercializar alrededor de 10 mil uniformes escolares. 

Las medianas y grandes tiendas de ropa, quienes también se dedican a la venta de uniformes escolares durante la temporada del regreso a clases, se han convertido en un fuerte competidor para los fabricantes, ya que sus precios son más bajos.

Sin embargo, Saavedra Fuentes mencionó que en calidad no pueden competir, ya que utilizan materiales y telas económicas. “Venden lo básico: el pantalón y el jumper azul, blanco o negro; la camisa blanca y el suéter. 

El empresario de la industria textil, señaló que de manera particular, acuerda con las instituciones educativas, apoyar con material escolar a los estudiantes que adquieran sus uniformes escolares en su negocio, Uniformes Saavedra, y aportando un porcentaje de la venta al plantel. 

Saavedra Fuentes refirió que en la temporada de clases, la venta de uniformes ha bajado un 20 por ciento desde hace cuatro años, ya que por la crisis económica los padres de familia compran el mínimo necesario cuando antes compraban hasta dos uniformes escolares de cada uno.