MORELIA, Mich., 24 de octubre de 2018.- Pese a que ha habido avances en los reconocimientos a los pueblos indígenas de México, su riqueza, valor, aporte y demás aspectos, aún hay grandes pendientes con este sector, principalmente en Michoacán.

El antropólogo Rodolfo Oliveros, del Centro del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Michoacán, expresó que si bien se ha logrado su reconocimiento formal, quedan de lado aspectos como desigualdades estructurales, pues persiste el racismo y la discriminación entre la población hacia estas comunidades.

“Yo creo que hay una doble situación, por un lado se ha dado este reconocimiento formal de la diversidad cultural del país a partir de las reformas constitucionales y del establecimiento de diversas leyes y ha habido un reconocimiento a la importancia de la diversidad cultural y de la importancia de los pueblos indígenas en México”.

El especialista comentó que es urgente reforzar su inclusión, respeto, reconocimiento social y su acompañamiento en la búsqueda de mejores condiciones, pues el progreso es lento a comparación del ritmo al que debería avanzar.

“Las instituciones, la conformación del Estado y la estructura general de la sociedad sigue siendo una estructura basada en la discriminación y el racismo hacia los pueblos indígenas a pesar de este reconocimiento formal”.

El estudioso comentó a su vez que también entra el aspecto del territorio, que es el que tratarán de abordar en un próximo coloquio, en el que los indígenas están siendo cercados por políticas neoliberales.

Aquí entra también el tema de la violencia que los aqueja y que son problemáticas que viven constantemente los habitantes de los pueblos originarios, por lo que consideró toral que se les dé su lugar, se escuche su voz y se conozca su punto de vista para revertir los efectos negativos que siguen vigentes y no debería ser de esta manera.

“Tiene que ver con el reconocimiento pleno de todos los indígenas y actualmente uno de los documentos más importantes que tiene reconocimiento oficial es el Acuerdo 169 de la Organización Internacional del Trabajo donde se reconocen los derechos de los pueblos indígenas y ahí se asienta el reconocimiento de la autonomía de la autogestión y de la importancia de los territorios y es fundamental que esto pase de un reconocimiento formal a uno de facto”.