MORELIA, Mich., 18 de mayo de 2020.- La oficina de la Dirección del Trabajo y Previsión Social sigue abierta, expuso su director David Garibay, quien explicó a Quadratín que hay una baja de afluencia, sin embargo, se siguen presentando personas para buscar asesoría ante despidos. 

El funcionario expuso que hay pequeños negocios familiares, los conocidas como microempresas, que están en una situación complicada porque, por un lado, la autoridad les pide que tengan el negocio cerrado, pero por otro, les dicen que paguen el sueldo completo a sus empleados; “este es un contrasentido, porque la gran mayoría de las micro, pequeñas y medianas empresas subsiste del trabajo que realizan todos los días y de sus ingresos diarios”.

Se prevé, dijo, que mayo pueda ser el mes más difícil de la crisis sanitaria, porque quizá hubo negocios o empresas que alcanzaron a cubrir el sueldo con lo poco que tenían guardado en abril, “pero ahora se nos han acercado muchos patrones para preguntarnos qué hacer si no trabajaron en abril, y sin embargo hicieron un gran esfuerzo y pagaron, en muchos casos, el sueldo completo, y en otros el 80 por ciento o el salario mínimo en el menor de los casos, pero ahora en mayo siguen cerrados y ya no van a poder pagar”.

El funcionario manifestó que se les sigue diciendo a los patrones que deben seguir apostándole al diálogo con los trabajadores, para que entre todos busquen soluciones, y entender que no es solo un problema del empresario o del dueño del negocio; es un problema que atañe a todos los que trabajan en esa empresa o negocio, y se tienen qué buscar soluciones en conjunto y ver de qué manera no truena el negocio.

Si la reactivación económica no se da en la misma velocidad en la que se desaceleró, es probable que muchos negocios o empresas cierren definitivamente, aseguró el director.

Garibay Tena señaló que siguen trabajando de manera normal, y esta semana hubo poca gente en relación con otras semanas. En cuanto a despedidos las audiencias siguen, porque sigue habiendo personas que va a buscarlos para asesorías porque fueron despedidos de sus trabajos.

El funcionario puso como ejemplo una empresa de Lázaro Cárdenas, la cual pidió una asesoría. La empresa solamente ofrecía aguinaldo, prima vacacional y antigüedad para la liquidación de los trabajadores, o sea que los 90 días del despido injustificado no, porque la empresa manifestaba que se había terminado el contrato y los trabajadores manifestaban que se les despidió.

Tras varias horas de negociación entre las partes con la intermediación de la Dirección del Trabajo y Previsión Social, se consideraron dos propuestas: pagar la quincena en curso, y pagar 60 días de indemnización en lugar de los 90. Se quedó de dar respuesta.

De 115 trabajadores que tenía esa empresa, se llegó al 8 de mayo ya con 45 trabajadores que habían recibido su liquidación, y este martes pasado el 70 por ciento de los trabajadores ya había firmado tomando el aguinaldo proporcional, las vacaciones, la prima vacacional, una prima de antigüedad y cuatro días de salario.