MORELIA, Mich., 2 de enero de 2021.- La muerte de Juan Carlos Chiprés Aburto, un infante de 5 años de edad, ha ocasionado la indignación de la ciudadanía, principalmente en Apatzingán, donde falleció a causa de una bala perdida lanzada por quienes no han entendido el riesgo de realizar disparos cada fin de año.

En un encuentro con representantes municipales, el monseñor Cristóbal Ascencio, de la Diócesis de Apatzingán, indicó que este hecho es muy lamentable y debe despertar en la población la conciencia y el respeto por la vida de los demás, y sobre todo de los niños.

Tras conocer la noticia, el religioso llamó al edil José Luis Cruz para solicitarle que se pudiera decretar al menos tres días de duelo como señal de apoyo a los familiares del infante, por lo que pidió a los habitantes de ese municipio colocar un moño negro en sus hogares en memoria del menor.

“La noticia me golpeó mucho y hablé con el señor presidente municipal y le propuse mínimo tres días de duelo en esta sociedad de Apatzingán, mínimo, porque es la sociedad, si no toda, una parte la que ha ocasionado esta muerte, que es un delito; si no hacemos nada cada año serán más muertos por estas prácticas y espero que asuman su responsabilidad quienes dispararon esa noche sus armas al aire”.

Al respecto, el munícipe señaló que estos hechos son indignantes y generan un enojo generalizado en la población que sigue sin respetar ni acatar cualquier llamado de la autoridad a evitar acciones que dañan y matan a inocentes, como en este caso.

“Es lamentable lo que ocurrió con un menor de 5 años de edad; es condenable y reprobable que sigamos haciendo uso de las armas de fuego para dispararlas en estas épocas, y en todo el año es un delito, y con esta desgracia es lamentable que un pequeño segmento de la población en Apatzingán siga empeñado en realizar durante estas festividades decembrinas”.

Pese a ello, señaló que ante el operativo que se desplegó en aquella región hubo este tipo de prácticas, aunque en menor proporción que otros años, pero que se seguirá trabajando para que este tipo de acciones se erradiquen.

Gerardo López, teniente coronel, indicó que en aquella demarcación se emplearon los medios disponibles para tratar de inhibir este tipo de conductas, pero persiste la falta de conciencia de ciudadanos que lamentablemente derivan en tragedias.