MORELIA, Mich., 2 de agosto de 2020.- El 2 de agosto de 2007, un grupo de productores en Santa Cruz, California, decidió instaurar esta fecha como el Día Internacional de la Cerveza, sin embargo, posteriormente quedó establecido que sería cada primer viernes de agosto.

Por más de dos décadas, Michoacán ha sido uno de los estados donde el mercado de la Cerveza Artesanal se ha expandido, a pesar de los problemas económicos, y ahora por la pandemia.

El paladar de los consumidores purépechas, la creatividad y experiencias de los productores de este estado colocan a esta entidad como uno de los principales en el ramo.

Una figura importante en este logro es el empresario y activista social, Edgar Mercado, quien por su pasión y entrega a impulsar este producto, ha jugado un papel importante no solo en la escena local, sino en la nacional e internacional.

En una breve entrevista realizada vía telefónica, Edgar Mercado habla de sus orígenes, la situación del mercado actual y una propuesta de solución ante los nuevos retos que enfrenta este producto de lúpulo y cebada, que ya sea blanca u oscura, ligera o pesada, Stout, IPA, Pilsner, Red Ale, Weizen, Vienna, Porter, entre otros, nos deleita y envuelve con su sabor:

¿Cuándo fue su primer contacto con este producto?

—Su amigo y servidor Edgar Mercado, tiene el primer contacto con la cerveza artesanal en 1999. Llega a mí una amiga a invitarme a invertir en un proyecto muy ambicioso llamado Duff. Para ese año, se buscaban alternativas para la maquila de la cerveza e incluso se viajó a Guatemala a la cervecera que elabora la chela Gallo. En ese inter, en Morelia, y ya dentro del proyecto, planeábamos la forma de distribución en la ciudad y puntos cercanos, iniciamos incluso una muy interesante campaña la cual llamamos: ¡Sí existe!

Es entre 2005 y 2008, finalmente la búsqueda concluye, y en Cervecería Mexicana en Tecate, Baja California, se decide se maquile la cerveza. Nuestro primer pedido fue de 2 mil 460 cajas, de 24 cervezas cada una.

La receta de una cerveza ámbar, enviada de Bélgica, da como resultado un producto con cuerpo medio, notas a avellana y una tonalidad cobriza, que resultó en una cerveza idónea para dar a conocer al mercado, un producto artesanal ante la gran penetración de las cervezas lagers comerciales, dueñas en ese entonces del 100 por ciento del mercado nacional.

El éxito fue inmediato por un factor determinante: la proyección en las caricaturas de donde trajimos a la realidad a la cerveza Duff. Así es que ascendimos como espuma, y cubrimos el mercado mexicano como se dice: de Norte a Sur, de Este a Oeste.

En 2010, la productora cinematográfica Twenty Century Fox demandó y cortó de tajo la maquila de Duff. Sin embargo, ya se había detonado un nicho de mercado, la venta y distribución de cervezas artesanales nacionales y extranjeras nació en México, y con ello una nueva cultura cervecera.

Para 2011, con el nuevo mercado incipiente, su servidor, siempre apasionado de lo que hago, comenzó a distribuir las cervezas Ed Hardy, Mexicalis, Red Pig y otras siete etiquetas en Morelia, y para detonar aún más estos productos, en mayo, dirijo y organizo el Primer Festival Internacional De La Cerveza Morelia, evento que, en dos días, reunió a más de 22 mil asistentes, así como 14 casas distribuidoras de cervezas nacionales e internacionales.

En esa ocasión, en la edición de julio de 2011, la Revista National Geographic Traveller Latinoamérica realizó un artículo y lo tituló: ¡Donde todo comenzó!: Palacio del Arte Morelia. Esto, sin duda, marcó el inicio de la gran aventura cervecera en Michoacán, de la cual me siento muy orgulloso, ya que ahora son varios los espacios, productores y festivales que buscan ser vitrinas de este movimiento que iniciamos. Y de ahí para el real, ¡el crecimiento ha sido exponencial!

Existen situaciones como el alza en los precios de los insumos, la falta de apoyo al sector, y ahora se le suma la pandemia. Para usted, ¿cuál es la situación del mercado actual de la cerveza artesanal?

— El 2020 para todos ha sido un año ciertamente difícil; el cierre de más del 70 por ciento de nano, micro y pequeños productores de cervezas artesanales mexicanos del mercado total vislumbra un cuadro trágico.

La lucha de los cerveceros artesanales ha sido muy particular: primero el poder inmenso del duopolio de las cervezas en México es abrumador, lo que convierte a esto en una lucha de David contra Goliat.

En un segundo plano, los cerveceros artesanales tienen como principal forma de dar a conocer sus productos tanto los festivales como los eventos cerveceros, que debido a la situación actual se han cancelado, y como tercer punto, y quizá un factor que no deja crecer este mercado, el ego cervecero.

Y ante todo esto, ¿qué podrías proponer para reactivar a este sector y lograr su recuperación?

La experiencia personal es definitivamente de gran visión; he visto nacer ante mis ojos el Movimiento de la Cerveza Artesanal en México y el mundo. Conocer y convivir con las figuras del actual mercado en el país, ser parte de este sector también como promotor. Por ello, considero que debe tenerse en cuenta lo siguiente:

La primera gran ventaja de las cervezas artesanales ante las comerciales es la calidad, y todos, o casi todos, debemos de saberlo y tenerlo presente. Si en conjunto los productores, promotores y distribuidores, sin distinción, realizáramos una campaña a nivel nacional enfocada en este punto, sería un inicio: consume calidad, toma cervezas artesanales mexicanas.

Además, considero desde mi más humilde opinión, que también no debemos pasar por alto lo siguiente:

El cervecero artesanal comprometido puede, a través del Instituto Nacional de Economía Social (Inaes), organismo desconcentrado de la Secretaría del Bienestar, crear una sinergia que le permita fortalecerse, sumando a Una institución de gobierno local (Secretaría de Desarrollo Económico), una entidad de educación superior (Universidad, Tecnológico), un organismo del sector social de la economía (OSSE) en este caso los nano, micro y pequeños productores de cervezas artesanales.

La gran importancia de esta fórmula es que la institución educativa trabaja en conjunto con su dirección y subdirecciones de cada carrera, y en conjunto con el alumnado, lo que permite buscar, así como localizar de una manera previa, la información de las necesidades de los actores, en este caso los cerveceros, y las mejores soluciones e innovaciones que un productor difícilmente tendría en mente.

¿Cuál sería su mensaje para concluir?

Al celebrar este 2 de agosto de 2020 como el Día Internacional de la Cerveza, recuerdo la importancia que este producto ha tenido en la historia de la humanidad, incluso cómo a lo largo de la historia, los productores se han dado a la búsqueda de preservarlas por más tiempo, hasta descubrir su pasteurización, lo cual fue un factor importante durante la Pandemia de la Peste Negra en París.

Sumado a ello, luego llegó el descubrimiento de la refrigeración, que jugó un papel importante, y de esta forma monjes en sus abadías o monasterios pudieron crear estilos únicos, así como de gran calidad, sin olvidar, claro, al continente americano, y por supuesto a México, que aunque, con otros nombres, crearon bebidas divinas.