MORELIA, Mich., 8 de enero de 2020.- El secretario de Administración y Finanzas del Congreso del Estado, Alberto Chávez, solicitó a los 40 diputados comprueben la aplicación de la totalidad de los recursos públicos que recibieron a lo largo de 2019.

Contra toda lógica, el funcionario parlamentario entregó, contra un recibo simple, diversas cantidades de dinero a los legisladores de la que se supone la nómina confidencial ya que otros ingresos que tienen teóricamente son contra facturas.

De acuerdo con un oficio fechado el pasado 23 de diciembre los apoyos que otorgan a su nombre los diputados con recursos públicos no cuentan con las que exigen las normas en materia de gasto y comprobación.

Además de su dieta que es de 94 mil pesos mensuales, recurso que se les dispersa vía electrónica de Banca Afirme, tienen otros ingresos como los cinco mil pesos mensuales para gestoría, aunque teóricamente únicamente firman vales que los ciudadanos a los que apoyan canjean por dinero.

La otra partida es para gastos personales en comunicación social por 18 mil pesos cada mes, sobre los que los medios en los que se promocionan les expiden las facturas correspondientes, replicando el esquema de los convenios de publicidad.

Los presidentes de las 28 comisiones dictaminadoras y los cinco comités de vigilancia también tienen oficialmente un recurso que es de 100 mil pesos anuales para gastos de operación como desayunos, comidas y cenas de las reuniones que realizan en restaurantes.

También se ha reconocido que el Congreso del Estado cubre los gastos de alrededor de 50 mil pesos mensuales de las casas de enlace o gestión que tienen los diputados en sus distritos.

Los viáticos, aunque se niegan y ni se asignan como tales ya se documentó que los legisladores también los trasladas al Congreso del Estado vía reembolsos, así como diversas ayudas a su personal de confianza.

Quadratín