MORELIA, Mich., 22 de noviembre de 2019.- Un total de 307 árboles ha derribado, en el curso de 2019, el ayuntamiento de Morelia, por representar un riesgo para la integridad de la población o de la infraestructura de bienes y servicios, refirió Alfonso Suárez, director de Medio Ambiente.

Agregó que aún restan por retirar alrededor de 100 ejemplares adicionales que han sido identificados como potenciales amenazas, por encontrarse inertes, plagados o con un crecimiento excesivo.

Alfonso Suárez detalló que entre los árboles ya extraídos en el municipio, 260 responden a peticiones ciudadanas donde se dictaminó la necesidad del derribo, además de especímenes riesgosos localizados en el bosque Cuauhtémoc, 28 ejemplares, y en la márgenes del Río Chiquito, 18 más.

Respecto de los ejemplares pendientes de retiro, mencionó que 45 se detectaron en la avenida Camelinas; 17, en la avenida Ventura Puente; 10, en la avenida Lázaro Cárdenas, y nueve, en la calzada Juárez, los que a partir de la última semana de noviembre serán extraídos.

No obstante, aún se deben verificar los árboles ubicados en sitios como las avenidas Acueducto y Madero Poniente, para intervenir los especímenes que estén muertos, plagados o cuyo crecimiento implique la posibilidad de daños a las personas, las viviendas o la infraestructura adyacente.

Ello, a través del programa de intervención de árboles dictaminaría como riesgosos, que en junio pasado estableciera el Cabildo, tras la caída de 115 ejemplares como resultado de una tormenta registrada el pasado 20 de mayo.

Alfonso Suárez recordó que en esa oportunidad el reporte inicial fue que 60 ejemplares fueron derribados por las ráfagas de viento, si bien posteriormente se determinó que la cifra alcanzó los 115 árboles caídos.

Otros incidentes vinculados con el arbolado intraurbano riesgoso para la población fueron la caída de un espécimen en la avenida Ventura Puente, sobre un ceniciento aparcado en las inmediaciones de la delegación de la Cruz Roja.

Ello motivó que la comuna moreliana indicara a la Dirección de Medio Ambiente la realización de un análisis técnico, para determinar los ejemplares vulnerables o inertes, que se complementa con las peticiones de la población para el retiro de árboles en propiedad privada que requieren ser retirados.

Señaló que los propietarios de viviendas que cuentan con arbolado riesgoso pueden solicitar la extracción, que deberá ser dictaminado por el municipio, ya que de derribar ejemplares sin este requisito constituye una falta que puede conllevar a la imposición de sanciones económicas.

Recordó que en la calle Tulipán, se infraccionó al propietario de un predio por el retiro de 30 ejemplares, con el pago de una multa por 800 unidades de medida y actualización (UMA) o 67 mil 592 pesos y la reposición de 10 especímenes por cada árbol extraído.