MORELIA, Mich., 13 de febrero de 2019.- La derogación de los impuestos cedulares y notariales no tendrán impacto alguno en el presupuesto estatal 2019, afirmó el presidente de la Comisión de Hacienda y Deuda Pública del Congreso del Estado Arturo Hernández.

El diputado por el distrito de Zacapu señaló que por ser nuevas esas contribuciones venían en base cero y no tenían una asignación específica, por lo que su derogación no repercutirá en los ingresos ni en los egresos.

El objetivo de los impuestos cedulares era gravar con una tasa del 2.5 por ciento los ingresos de las personas físicas que obtienen ingresos por la prestación de servicios profesionales; por la prestación temporal del servicio de bienes muebles e inmuebles, y por la realización de actividades empresariales.

Quedaban exentos quienes realicen actividades sin que se requiera título profesional; así como los que obtengan recursos por arrendar sus casas, y los que realicen actos de comercio siempre que sus ingresos sean superiores a los dos millones de pesos.

Los impuestos sobre negocios jurídicos e instrumentos notariales serían de seis al millar respecto al negocio; por ejemplo, en la emisión de un poder de cinco mil pesos el impuesto habría sido de 30 pesos.

Dentro de esos impuestos no se consideraba el arrendamiento de casa habitación, los actos realizados por la asistencia pública, los vinculados a donación de órganos o a la adquisición de inmuebles para escuelas o bibliotecas públicas.