MORELIA, Mich., 13 de marzo de 2018.- Al menos cuatro candidatos de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual y Trans (LGBT) que aspiran a una candidatura por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) denunciaron la actitud excluyente que ha mostrado la dirigencia en las diferentes mesas de acuerdos para la postulación de candidatos a diputados, alcaldes, síndicos y regidores.

En entrevista con Quadratín, Yuliana Villaseñor, aspirante a candidata del PRD para la presidencia municipal de Lázaro Cárdenas, hizo un llamado a la dirigencia estatal del Sol Azteca a asumir con seriedad el compromiso que han pregonado que tienen con la comunidad LGBT, a fin de que no todo quede en un oportunismo político ante este sector vulnerable.

“De manera respetuosa queremos recordarles a los diferentes líderes del partido que se han abanderado de un discurso reivindicativo de la diversidad, a la que le dan la bienvenida y aseguran que es necesario apoyarla, que pasen de las palabras a los hechos, para que no se quede esto en solamente marketing político”, comentó Yuliana, quien milita en el PRD desde hace cinco años.

Comentó que como ella hay otros tres aspirantes a candidatos: Víctor Calderón, para la presidencia municipal de Uruapan; Ariadna Aguilar, aspirante a la sindicatura de la ciudad aguacatera, y Lucía Cabañas, quien busca ser regidora en el ayuntamiento de Apatzingán, todos pertenecientes a la comunidad LGBT.

“Estamos a unos días de que el proceso interno termine, y nos encontramos en la incertidumbre porque no sabemos cómo va, todo se ha manejado muy callado, no se nos ha dicho nada; hemos tenido una desatención hacia todo el grupo; me parece que es momento de que los dirigentes sean congruentes y no recurran a un discurso pro incluyente que en los hechos no defienden”, comentó Yuliana Villaseñor.

Con liderazgo entre la comunidad LGBT, a sus 34 años, Yuliana Villaseñor es precandidata del PRD a presidenta municipal de Lázaro Cárdenas, de donde es originaria y para donde afirma tener un proyecto de gobierno que, basado en el respeto a los derechos humanos y la legalidad, detonará el desarrollo económico, restablecerá la seguridad y consolidará la inclusión.