MORELIA, Mich., 13 de septiembre de 2016.- El Frente Cívico Social (FCS) manifestó que es necesario que el Gobierno del estado sea interlocutor en el conflicto que priva en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH).

Esto, para que se integre una mesa de negociación en la que participe el mandatario Silvano Aureoles Conejo, así como representantes de la Coordinadora de Universitarios en Lucha (CUL), de la Rectoría y del Frente Cívico Social.

Este último también señaló que su apoyo al movimiento de rechazados es constante y pidió que se dé una respuesta a estas demandas tomando como referencia los derechos constitucionales, a través de un posicionamiento dado a conocer este martes.

En relación a la toma de las instalaciones universitarias llevadas a cabo por jóvenes aspirantes y rechazados que vienen de todas las regiones del Estado y de las comunidades indígenas del mismo, en la búsqueda de que el estado y particularmente la Universidad les otorgue un espacio donde puedan desarrollarse educativamente.

Acusaron que el rector mantiene una actitud fascista, provocativa, negativa y legaloide, en lugar de buscar un pronto acercamiento y diálogo con los jóvenes, y que se ha dedicado a “difamar, mentir y atacar de manera punitiva”.

Afirman que las acciones forman parte de las decisiones con el Consejo Universitario, tratan de amedrentar y amenazar el movimiento, que pide diálogo con el rector para convencerlo de recibir a más de 3 mil rechazados.

“Los sindicatos universitarios como de todo el estado que mantenemos nuestra posición en la defensa de la Educación Pública, queremos hacer patente una vez mas de la sociedad, que estamos desplegando a favor de nuestra juventud que desea integrarse a la sociedad a partir de la educación.

“El Frente Cívico Social se ha manifestado por la estabilidad laboral, la relación bilateral y la defensa de la educación pública, sustentamos y apoyaremos a los aspirantes y rechazados, a los compañeros del SUEUM, del SPUM y a los moderadores de las diferentes casas de estudiantes y movimientos estudiantiles”, concluye su documento.