MORELIA, Mich., 27 de junio de 2018.- Un total de 20 expedientes de sanciones por violación a la legislación ambiental impuestas en 2017 comprende la obligatoriedad de reforestar el área dañada, refirió Juan Carlos Vega Solórzano, titular de la Procuraduría de Protección Ambiental (Proam).

Vega Solórzano agregó que las entidades penalizadas durante el año previo registran un cumplimiento que oscila del 75 por ciento al 80 por ciento.

Señaló que si bien la reforestación es una actividad que no sólo se implementa como medida de sanción, sino también para la sensibilización de la sociedad, es parte importante de la reparación y mitigación de las afectaciones causadas por obras de infraestructura, instalación y ampliación de desarrollos habitacionales, creación de centros comerciales, entre otros.

Asimismo, detalló que consiste en la colocación de una media de tres ejemplares por metro cuadrado, con un estimado de 100 a 150 especímenes por cada proyecto penalizado por la Proam con la obligación de reforestar.

Cuestionado sobre las consecuencias que conlleva el incumplimiento de esta sanción, Juan Carlos Vega mencionó que el expediente de la entidad penalizada no es liberado hasta que se concreta la realización de la reforestación, lo que implica que de manera periódica los inspectores de la Proam se presentan en el sitio dañado para verificar su estado.

Consideró que el índice de cumplimiento de las sanciones que involucran reforestación es alto, ya que la mayor parte de las infracciones que les dieron origen derivan del desconocimiento y la omisión de la ley.

“Expresan los sancionados que no sabían que incurrían en alguna falta, pero que se encuentran en la disposición de reparar las afectaciones causadas”, reiteró Juan Carlos Vega.