MORELIA, Mich., 13 de julio de 2020.- El 65.22 por ciento de los bares y centros nocturnos revisados por el municipio en sus protocolos de prevención de contagios por coronavirus (Covid 19) presentó deficiencias en su instrumentación, de acuerdo con la Dirección de Inspección y Vigilancia.

En el primer fin de semana de operación de centros de venta y consumo de alcohol, tras la suspensión de actividades no esenciales, inspectores municipales recorrieron 23 de estos establecimientos, 14 bares y nueve centros nocturnos, de los cuales en 15 se detectaron carencias que ameritaron la emisión de recomendaciones.

Así, en nueve bares y seis centro nocturnos se encontró falta de información de las medidas de seguridad instrumentadas en el negocio para reducir riesgos de contagio por Covid 19; insuficiente distancia entre las mesas para  la atención al público; carencia de un termómetro láser para la detección de personas con cuadro de fiebre; falta de barreras de protección en las barras; ausencia de tapete sanitizante, e inadecuada higiene en áreas como los servicios sanitarios.

Por su parte, en el 8.70 por ciento de los casos, dos establecimientos, se identificó un cumplimiento adecuado en lo general, aunque con la necesidad de emitir algunas recomendaciones particulares.

Además, en el 26.09 por ciento, seis bares y centros nocturnos, el cumplimiento fue satisfactorio y sólo se pidió a los trabajadores mantener los cuidados.

Bares, antros, centros nocturnos y otros giros rojos reanudaron sus actividades el pasado martes, luego de permanecer cerrados al público por más de tres meses, como medida de contención de la propagación del Covid 19.

Entre las acciones que deben asumir estos rubros como parte de los protocolos de prevención de contagios, destacan la separación de las mesas destinadas al servicio a  consumidores; la preservación del distanciamiento social entre los clientes y con los trabajadores; el uso de cubrebocas, gel antibacterial y tapete sanitizante; toma de la temperatura corporal a visitantes y empleados, y un aforo máximo del 25 por ciento de su capacidad instalada.