MORELIA, Mich., 9 de diciembre de 2016.- Más de 100 millones de pesos adeuda la Secretaría de Seguridad Pública a elementos policiacos que fueron despedidos por el ex comisionado para la Seguridad y Desarrollo Integral de Michoacán, Alfredo Castillo Cervantes, informó su titular, Juan Bernardo Corona Martínez.

“Fueron mil 800 los elementos que fueron dados de baja de manera injustificada y ahora hay que pagar los laudos, pero no hay recursos”, señaló el funcionario en una reunión de trabajo con los diputados integrantes de la Comisión de Justicia del Congreso del Estado.

Lo que se está haciendo es convenir con ellos su reincorporación a la institución siempre y cuando aprueben los exámenes de control y confianza ya que entre sus planes está la contratación de mil nuevos elementos porque el estado de fuerza actual es insuficiente para atender los problemas derivados de la descomposición del tejido social.

Con cierto recelo, informó a los legisladores que actualmente el estado de fuerza se compone por tres mil 169 elementos de la Policía Estatal y cinco mil 596 de las corporaciones municipales, los que hacen un total de ocho mil 765, cuando lo que se requiere es el doble, de acuerdo con las recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas.

Corona Martínez dio a conocer que se han dignificado los salarios del personal a su cargo para evitar que sean tentados por grupos criminales, por lo que un tercer policía cobra 11 mil 406 pesos, uno segundo, 12 mil 221, uno tercero 13 mil 93 pesos, un oficial 15 mil y un inspector 22 mil 441 pesos.

Además, lo que antes se conocía como el tractor se sustituyó por una compensación extraordinaria y todo eso requiere recursos económicos para seguir avanzando en materia de seguridad para los michoacanos.