MORELIA, Mich., 23 de mayo de 2018.- Sin darnos cuenta, podemos caer en actos de discriminación con el lenguaje al utilizar las palabras incorrectas a la hora de referirnos a la discapacidad de una persona.

Tal es caso de las personas con discapacidad auditiva, a quienes se les suele llamar sordomudos; sin embargo, el término es incorrecto, señaló Miguel Almanza Vega, presidente de la Asociación Michoacana de Intérpretes en Lengua de Señas.

Explicó que la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, indica que los vocablos adecuados son: persona con discapacidad auditiva, sordo o persona sorda. Nada más.

Y es que de acuerdo con el especialista, las personas sordas sí pueden emitir sonidos; mientras que los mudos, son aquellos que tienen un diagnóstico médico en el que se indica que tienen daños en las cuerdas vocales.

Por este motivo, Almanza Vega destacó la necesidad de que reconozcamos la diversidad y seamos una sociedad incluyente en todos los sentidos, pues aún persiste la discriminación hacia las personas sordas, principalmente en los ámbitos educativo y laboral.

Agregó que la información y los medios de comunicación, juegan un papel importante, pues la ignorancia de algunas personas o la falta de interés por conocer el tema, nos llevan a desconocer cómo podemos ayudar para incluir a las minorías dentro de la sociedad.

Informó que de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en Michoacán el 4.4 por ciento de la población tiene algún tipo de discapacidad, unas 267 mil personas, de las cuales, el 21 por ciento son sordos.

“Falta mucho por hacer para poder tener una sociedad incluyente, es fundamental generar una cultura de la inclusión, empezando por la información y rescatar los valores de la sociedad. Una de las mejores maneras es convivir con personas con discapacidad, con una preferencia sexual distinta, o de otra religión, y no hay mejor forma que a través de la educación”, concluyó.