URUAPAN, Mich., 15 de abril de 2019.- En Michoacán sólo se ha detectado un caso de contaminación de cuerpos de agua que impidiera el uso del líquido, refirió Germán Tena Fernández, titular de la Comisión Estatal de Gestión de Aguas y Cuencas (CEAC).

Expuso que en la localidad de Felipe Ángeles, aledaña a Tarímbaro, se encontró un pozo de agua contaminado que debió ser clausurado, debido al riesgo que implicaba el consumo del agua por parte de la población.

Si bien señaló que se ha registrado preocupación por la inocuidad del líquido contenido en sitios como los lagos de Zirahuén o Pátzcuaro, los niveles de contaminantes en estos puntos se obtuvieron registros por debajo de los niveles críticos.

Tena Fernández mencionó que en los lagos de Pátzcuaro y Zirahuén se identificó la presencia de microcistina, sustancia derivada de la existencia de algas verdeazules del género Microcystis que tiene potencial hepatotóxico y neurotóxico.

Además, en el río Duero se encontraron contaminantes por la descarga de aguas residuales, ya que municipios como Ixtlán, Tangncícuaro o Jacona no disponen de planta de tratamiento de las descargas domésticas y sanitarias.

En el caso del río Cupatitzio, afirmó que un estudio arrojó que no se encontraron tóxicos en niveles que pudieran comprometer la integridad de las poblaciones cercanas.

Aunque la tendencia de la contaminación y el deterioro observada en estos cuerpos de agua “no es preocupante”, Germán Tena indicó que se ha identificado un comportamiento al alza en la incidencia de contaminantes, lo que orilla a la implementación, en el corto plazo, de medidas para abatir esta variación, como la operación de plantas de tratamiento de aguas residuales en los municipios que carecieran de ellas.