MORELIA, Mich., 8 de mayo de 2021.- La nobleza, la vocación y el altruismo siguen teniendo una digna representante a través de la Cruz Roja Mexicana; una suma de esfuerzos que ha significado el salvar la vida de millones de personas a lo largo de su historia.

Este 8 de mayo esta corporación cumple 158 años de servir al pueblo, y 111 de su llegada a México, manteniéndose como una institución humanitaria de asistencia privada, que forma parte del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja.

Como dato histórico, el presidente Porfirio Díaz expide el Decreto Presidencial 401 con fecha del 21 de febrero de 1910, en que se le da reconocimiento oficial a la Cruz Roja Mexicana, denominada inicialmente como la Asociación Mexicana de la Cruz Roja.

En 1911 se envía una brigada de la Cruz Roja Mexicana a Ciudad Juárez, Chihuahua, para auxiliar a los combatientes de la Revolución; en 1943 la Cruz Roja ayudó a las víctimas de la erupción del volcán Paricutín, en Michoacán; en 1985 organizaron el rescate y la atención de las víctimas del Terremoto en la Ciudad de México el 19 de septiembre dando origen al actual Sistema Nacional de Protección Civil.

Se define a ella misma como un ente para prevenir y aliviar el sufrimiento humano y para mejorar las condiciones de vida de las personas y comunidades, fomentando una cultura de autoprotección a través de la acción voluntaria.

Para cumplir con sus objetivos desarrolla una serie de actividades y capacitaciones con miras a que la gente sepa cómo actuar en emergencias, además de prevención de accidentes viales, impulsar programas humanitarios, gestión de riesgos y atención a emergencias y desastres.

Además, ofrece una serie de servicios como brindar atención prehospitalaria inmediata; capacitación para formar profesionales de Enfermería y Técnicos de Urgencias Médicas; capacitación para empresas; capacitación para primeros respondientes.

Asimismo, atención prehospitalaria, atención hospitalaria, análisis clínicos; imagenología, curaciones, operaciones menores y mayores, banco de sangre, donación de órganos y tejidos, laboratorio, y servicios de ambulancia en caso de emergencia.

Su labor se basa en siete valores fundamentales: Humanidad, Imparcialidad, Neutralidad, Independencia, Voluntariado, Unidad, Universalidad.