MORELIA, Mich., 21 de marzo de 2021.- El secretario de Educación Pública en el estado, Alberto Frutis Solís confío en que la nueva movilización de la  Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación que lleva a cabo en la Ciudad de México no tenga “coletazos” ni efectos en Michoacán, quien recién salió de una crisis magisterial de casi un mes.

Entrevistado en el marco del natalicio de Benito Juárez, el funcionario estatal señaló que las exigencias de la CNTE son ahora de carácter federal, fuera de la esfera de competencia del Gobierno de Silvano Aureoles.

Tengo entendido que la movilización es por el tema de la abolición de la Reforma Educativa, pero ese es un asunto que es parte de la agenda del Gobierno federal y tiene que ver con el propio Congreso de la Unión, añadió.

En ese sentido, Alberto Frutis sostuvo que en el caso de Michoacán, la mesa de negociaciones se mantiene firme y destacó el esfuerzo hecho por el gobierno de Silvano Aureoles para lograr abatir el rezago en la adeudos de bonos y pagos atrasados.

El encargado de la política educativa sostuvo que el Gobierno mantenía una adeudo de casi mil 200 millones de pesos solo en bonos atrasados.

“Estamos haciendo un gran esfuerzo por cumplir con el magisterio, para evitar mayores movilizaciones y paros que pongan en riesgo la educación de los niños”.