MORELIA, Mich., 29 de abril de 2020.- Entre carencias, dificultades, falta de seguridad social, y una pandemia que frena sus ventas, los comerciantes enfrentan día a día el reto de obtener ingresos económicos para su sustento familiar.

Varios puntos de la entidad se convierten en zona obligada para que las personas ofrezcan sus productos, desde mercados fijos hasta tianguis ambulantes que visitan varias colonias de los municipios.

De acuerdo con los resultados de Censos Económicos del Inegi, en México en los últimos cinco años se registró un aumento en el número de establecimientos con 48 mil 238 más, y de 205 mil 163 personas ocupadas de incremento.

En el último censo se revisaron 314 mil 931 establecimientos, en donde trabajan un millón 138 mil 798 personas; se evidencia que en la economía mexicana predominan los negocios pequeños, es decir, aquellos que tienen menos de 10 personas ocupadas, los cuales representan 96.9 por ciento del total.

El número de establecimientos y el número de personas ocupadas sigue aumentando; en los últimos cinco años, los establecimientos crecieron a una tasa promedio anual de 3.4 por ciento y el personal ocupado creció 4.1 por ciento anual.

La estructura económica de Michoacán no se ha modificado; los resultados reflejan que 96.9 por ciento de los establecimientos siguen siendo predominantemente micronegocios y generan 26.7 por ciento de los ingresos.

Las cifras del Inegi refieren que en el estado hay al menos 104 mil 178 establecimientos comerciales entre los que destacan: 46 mil 325 son de abarrotes, alimentos, bebidas, hielo y tabaco; 15 mil 956 relacionados con productos textiles, bisutería, ropa y calzado.

Respecto a papelería y artículos de uso personal, son 12 mil 18; de comercio de enseres domésticos, computadoras y decoración, con 7 mil 80, y en el caso de ferretería, tlapalería y vidrios, con más de 5 mil 600, y otros rubros de venta, ocupan un universo de 17 mil 140.

Entre los principales problemas que enfrentaron los establecimientos para llevar a cabo sus actividades destacan: 29.7 por ciento, inseguridad; 24.8 por ciento altos gastos en pago de servicios como luz, agua y telefonía, y 20 por ciento, por competencia desleal.

Se detalla además que de los principales retos que han surgido para los vendedores, destacan el impulsar las compras o ventas por Internet, pues las nuevas generaciones tienen este medio como el predilecto.